Martin Gusinde

(Breslau, 1886 - Viena, 1969) Religioso, etnólogo y antropólogo alemán. Estuvo destinado en Chile durante catorce años, en el transcurso de los cuales hizo una serie de investigaciones sobre la cultura de los indios fueguinos que hacen que su nombre brille entre los más destacados antropólogos mundiales del siglo XX. Sus trabajos sirvieron para descalificar las afirmaciones de diversos científicos, generalmente ingleses, de las que se hace eco la Historia General de Chile de Diego Barros Arana, en las que se decía de los indígenas que habitaban el extremo austral de Chile que se encontraban "más cerca de los animales superiores que de los hombres inferiores".

Cursó sus primeros estudios en su ciudad natal, de donde pasó a Heilighreuz, cerca de Neisse, para recibir su educación secundaria. Entre 1905 y 1911 obedeció a su vocación religiosa y marchó a Mödling a estudiar Filosofía y Teología y, posteriormente, ingresó en la Congregación del Verbo Divino, donde amplió su formación con estudios de Ciencias Naturales, Medicina -que ejerció durante varios años en un hospital de Viena-, Griego y Hebreo.

Tras ordenarse sacerdote el 29 de septiembre de 1911, puso rumbo a Chile como misionero, y llegó a Valparaíso en 1912 para enseñar en el Liceo Alemán de Santiago, de donde saltó, en 1916, a la Universidad Católica de Chile en calidad de profesor. Durante estos primeros años en la capital santiaguina, Gusinde aprovechó sus vastos conocimientos en biología y antropología para trabajar en el Museo de Etnología y Antropología de la capital chilena (lo que hoy es el Museo de Historia Natural), bajo la dirección del arqueólogo alemán Max Uhle.

En la citada institución permaneció desde 1913 hasta 1926, años en los que realizó varias expediciones a la Araucanía (en 1917, 1920, 1922 y 1923, sucesivamente), en las que se ganó de forma paulatina la confianza de los indios fueguinos, e incluso pasó por sus ritos iniciáticos. Además descubrió una nueva especie botánica de la especie Myrzeugenia, a la que dio el nombre de Johow Gusinde, y publicó una serie de artículos en la Revista Chilena de Antropología e Historia y en la Revista Chilena de Historia y Geografía que fueron asentando su merecida fama de investigador.

Cuando en mayo de 1926 desapareció su cargo en el Museo, decidió volver a Viena para dar a conocer el resultado de sus investigaciones, intención que se tradujo en una obra titulada Die Feuerlandindianer (Los indios de Tierra del Fuego), que se publicó entre 1932 y 1939. Estaba compuesta por tres tomos, el primero dedicado a los indios ona, el segundo a los yámana y a los alacalufe, y el tercer tomo, más general, a la antropología de los indios, una parte de este último tomo fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial. En 1951 vio la luz en Sevilla otra obra sobre el mismo tema, esta vez en castellano, bajo el título Los fueguinos.

Para Gusinde, su obra significó el reconocimiento internacional, de resultas de lo cual recorrió el mundo dictando conferencias, como miembro de la Escuela Histórico-Cultural de Viena, junto a otros ilustres eruditos como el padre Schmidt y Guillermo Koppers, y realizó otros viajes de investigación. Así, en 1929 estuvo en Estados Unidos para estudiar a los indígenas de Arizona y Nuevo México, y entre 1934 y 1935 hizo un viaje por África que se plasmó en una obra sobre los pigmeos bambuti, publicada en 1956.

En 1954 marchó a Venezuela, donde permaneció dos años estudiando a los yupe y a los guajiros. Estuvo también en Nueva Guinea, China, el Congo, Filipinas y Japón. En 1954 volvió de nuevo a Chile, donde fue reconocido con los máximos honores académicos y fue condecorado por el gobierno.