Asaph Hall

(Goshen, Connecticut, 1829 - Annapolis, Maryland, 1907) Astrónomo estadounidense. Determinó el período de rotación de Saturno gracias al hallazgo de una mancha en la superficie del planeta que le sirvió como referencia. En 1877 descubrió la existencia de los dos satélites de Marte (Fobos y Deimos).


Asaph Hall

A causa del fallecimiento de su padre, el joven Asaph tuvo que ponerse a trabajar a los dieciséis años como aprendiz de carpintero para ayudar a su madre; simultaneó este oficio con sus estudios en el Central College de McGraville, en Nueva York. Desde 1845 a 1857 se desempeñó como maestro, fecha en que su autoformación como astrónomo (su instrucción formal se reducía a unas clases de matemáticas en la Academia de Norfolk, durante un verano, y de astronomía en la Universidad de Michigan durante otros tres meses) le permitió emplearse como ayudante del astrónomo William Cranch Bond en el Observatorio de Harvard, en Cambridge (Massachussets), donde efectuó numerosas observaciones astronómicas y se convirtió en un experto en el cálculo de las órbitas planetarias. En 1859 ya había publicado en las revistas científicas las órbitas de numerosos cometas y asteroides.

En 1862 ingresó como astrónomo asistente en el Observatorio Naval de Washington, donde al año siguiente fue nombrado profesor de matemáticas. Diez años después asumió la dirección del observatorio, que estaba dotado con un gran telescopio reflector de 66 centímetros (el mayor del mundo en esa época) cuya lente había fabricado el óptico estadounidense Alvan Clark. Con este instrumento descubrió una mancha blanca en la superficie de Saturno que le sirvió como referencia para determinar, en 1875, el período de rotación del planeta. Unos años después demostró que la posición de la órbita elíptica de una de las lunas de Saturno, Hiperión, tenía un desplazamiento retrógrado de alrededor de 20 grados por año.

La existencia de los satélites de Marte, no avistados hasta el momento, se daba por hecha desde que Kepler, tras haber descubierto cuatro de las lunas de Júpiter, declarara que Marte debía tener dos, dado que este planeta se encuentra entre Júpiter y la Tierra y que ésta tiene sólo un satélite. El escritor Jonathan Swift, curiosamente, había imaginado también la existencia de ambos astros en su obra Los viajes de Gulliver (1726). Así las cosas, otros astrónomos se habían afanado en buscar estos satélites, pero sus esfuerzos habían resultado vanos.

Gracias al reflector de Clark, Asaph Hall tuvo más suerte: el día 11 de agosto de 1877 descubrió el primero de los satélites marcianos y, el día 17 del mismo mes, el segundo. Ambos tenían un tamaño diminuto, y Hall, inspirándose en la mitología antigua, los bautizó con los nombres de los hijos del dios Marte, Fobos (27 km de longitud) y Deimos (15 km), nombres que respectivamente significan "miedo" y "terror". En honor a Hall, el cráter de mayor extensión y profundidad de Fobos lleva el nombre de Sticney, la primera mujer del astrónomo, mientras que a otro de los cráteres mayores le pusieron el suyo propio.

A partir de 1891, Asaph Hall dejó su puesto en el Observatorio Naval, pero continuó con sus trabajos astronómicos y, en 1902, fue nombrado presidente de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia. Su último artículo fue publicado en 1906, poco antes de su muerte, acaecida el 22 de noviembre de 1907 en Annapolis, Maryland.

Reputado matemático además de astrónomo, Hall es autor de más de quinientos artículos científicos que incluyen, además de los descubrimientos citados, el cálculo de la masa del planeta Marte, que pudo realizar una vez conocidas las dimensiones de sus dos lunas; el paralaje y la posición de las estrellas de la constelación de las Pléyades; las distancias de las estrellas Vega (Alpha Lyrae) y Cisne (61 Cygni); y la masa de los anillos de Saturno, además de distintos estudios sobre las perturbaciones de los planetas y las órbitas de las estrellas dobles, sin olvidar las soluciones matemáticas necesarias para resolver los problemas ocasionados por dichas investigaciones.

En desacuerdo con los textos de divulgación científica, Hall nunca publicó un libro. Entre sus artículos destacan "Nebulae in the Pleiades" (1886), "Observations on Mars" (1888), "Observations of Mars" (1892-1893), "The Orbit of The Satellite of Neptune" (1900) y "The Differential Equations of Disturbed Elliptic Motion" (1906), publicados en su mayoría en el Astronomical Journal. El artículo titulado "On an Experimental Determination of Pi", publicado en el periódico Messenger of Mathematics, fue utilizado como fuente de documentación para la investigación científica que desarrolló el Proyecto Manhattan, responsable de la creación de la primera bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial. Entre los premios recibidos por Hall destaca la Medalla de Oro de la Real Sociedad Astronómica de Gran Bretaña, que le fue concedida en 1879. De sus cuatro hijos, el que llevó su mismo nombre fue también un reputado astrónomo, autor de numerosos artículos científicos.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información