Isabel Clara Eugenia

(Balsaín, España, 1566 - Bruselas, 1633) Princesa española, hija del rey Felipe II y de Isabel de Valois. Tras la muerte de su esposa y alegando la ascendencia materna de Isabel, Felipe II luchó infructuosamente por conseguir para su hija el trono de Francia. Tras cuatro años de guerra entre las distintas facciones, el protestante Enrique de Borbón (Enrique III de Navarra, 1562-1610) fue finalmente elegido rey por el Parlamento de París, con el nombre de Enrique IV de Francia (1589-1610). Felipe II hubo de reconocer su fracaso en este asunto mediante la firma de la Paz de Vervins (1598), por la que España y Francia ponían fin a las hostilidades que se desencadenaron tras la entronización de Enrique IV.


Isabel Clara Eugenia

Casada en primeras nupcias con el archiduque Ernesto, Isabel Clara Eugenia enviudó y contrajo nuevo matrimonio con el archiduque Alberto, con quien compartió, en 1598, la designación real de soberanos de los Países Bajos, con una independencia nominal que no pudo detener la guerra. La contienda prosiguió hasta que, debido a la hostilidad entre España y el rey de Francia, Enrique IV, y la falta de posibilidades económicas de España para conseguir una victoria militar, se firmó la Tregua de los Doce Años o Tregua de Amberes (1609).

En 1621 la princesa quedó viuda de nuevo sin haber tenido descendencia, y el principado de Flandes volvió a la Corona española, con lo que se reinició la guerra. Isabel Clara Eugenia mantuvo el cargo de gobernadora y residió allí durante el resto de su vida, alternando éxitos, como el de Breda en 1625, con fracasos, como los de Bois-le-Duc (1629) y Maastricht (1632), en el marco de la guerra que los Austrias no podían ganar y que culminó con el reconocimiento de la independencia de los Países Bajos en la paz de Westfalia de 1648.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información