Isabel de Francia

(París, 1292 - Hertford, 1357) Reina de Inglaterra. Era hija de Felipe IV el Hermoso de Francia, y se casó con Eduardo II de Inglaterra en 1309.


Isabel de Francia

Su carácter altanero y dominante la indispuso con toda la nobleza inglesa, y arrastró a su marido a violentas medidas. La pasión que concibió por el joven Rogerio Mortimer fue causa de que tomara odio a Eduardo II, y sólo pensara en deshacerse de su marido: pidió socorros extranjeros, se apoderó de él y le hizo destituir por un Parlamento, que proclamó rey a su hijo Eduardo III y regente a Isabel. Mantuvo luego encerrado a su ex esposo en diferentes prisiones, y finalmente le mandó asesinar, encargándose Mortimer de hacer ejecutar esta orden en 1327.

Entonces sus excesos y escándalos no tuvieron límites, hasta que por fin, en 1330, el joven Eduardo III sorprendió una noche a su madre y a Mortimer. Eduardo III envió al favorito al cadalso y encerró a Isabel de Francia en el castillo de Risings, donde pasó veintisiete años llorando sus extravíos.

Cómo citar este artículo:
Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). . En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de el .

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información