Frédéric Joliot e Irene Curie

Frédéric Joliot (París, 1900-Arcouest, Francia, 1958) e Irène Curie (París, 1897-id., 1956). Matrimonio de físicos franceses. Irène Curie era hija del matrimonio formado por Pierre y Marie Curie, y en 1918 colaboró como asistente de su madre en el Institut du Radio de París. En 1925 se doctoró con una tesis sobre los rayos alfa del polonio.


Irène Curie y Frédéric Joliot

Ese mismo año conoció al que sería su marido, Frédéric Joliot, graduado en ingeniería por la École de Physique et de Chimie Industrielle, cuando entró, en calidad de colaborador, en el laboratorio de Marie Curie tras ser recomendado por el prestigioso físico Paul Langevin. En octubre del año siguiente la pareja contrajo matrimonio.

Joliot siguió ampliando estudios en la École d'Èlectricité Industrielle Charliat hasta 1928, fecha en la que inició la colaboración con su esposa en materia científica. En sus primeras investigaciones obtuvieron isótopos radiactivos de elementos que originariamente no lo son, a saber, nitrógeno, fósforo y aluminio. Este descubrimiento reveló la posibilidad de emplear elementos radiactivos producidos artificialmente en el seguimiento de los cambios químicos que se producen en los procesos fisiológicos. El método de obtención de isótopos radiactivos desarrollado por el matrimonio Joliot-Curie valió a la pareja el Premio Nobel de Química en 1935.

Comprometidos con causas progresistas, en 1934 se incorporaron a las filas del Partido Socialista francés, y al cabo de un año al Comité de Vigilancia de Intelectuales Antifascistas. En 1936 apoyaron públicamente a los republicanos tras el estallido de la guerra civil española. Irène Curie fue una de las tres mujeres que formaron parte del último gobierno del Frente Popular.

Durante la Segunda Guerra Mundial, después de la ocupación nazi de Francia y la ejecución del físico teórico J. Solomon, Frédéric Joliot se afilió al Partido Comunista francés. Creó la Société d'Études des Applications des Radio-éléments Artificiels, empresa que sirvió como tapadera para evitar la deportación de científicos franceses a Alemania.

Después de la liberación de Francia, el matrimonio prosiguió su labor científica, desempeñando simultáneamente cargos públicos, de los que serían relegados a principios de los años cincuenta a causa del ambiente anticomunista que vivió Europa occidental durante la época de la guerra fría. Repentinamente, la salud de ambos comenzó a resquebrajarse; una leucemia, como en el caso de su madre, terminó con la vida de Irène Curie en 1956. Dos años más tarde, a causa de una hepatitis, falleció Frédéric Joliot.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información