Yuan Tseh Lee

(Hsinchu, 1936) Químico norteamericano. En 1986 recibió el Premio Nobel de Química, compartido con Dudley R. Herschbach y John C. Polanyi, por sus contribuciones acerca de la dinámica de los procesos químicos elementales. La técnica de los haces moleculares cruzados ha permitido un gran avance en el campo de la dinámica de las reacciones. En un principio las reacciones que involucraban átomos alcalinos fueron las únicas que se estudiaron debido a los métodos de detección usados. Uno de los aparatos más sofisticados que permitieron extender el campo a otro tipo de reacciones fue desarrollado por Yuan T. Lee, quien estudió reacciones entre las moléculas orgánicas y el flúor o el oxígeno, y, posteriormente, sistemas de reacción de gran relevancia en la química de la combustión y la química atmosférica.


Yuan Tseh Lee

Hijo de un padre artista y una madre maestra de escuela, comenzó sus estudios en un Taiwan ocupado por los japoneses desde la Guerra Chino-japonesa de 1894-1895. Al poco tiempo de iniciar sus estudios primarios tuvo que interrumpirlos por el estallido de la Segunda Guerra Mundial, ya que la población fue evacuada hacia las montañas para evitar el bombardeo de las tropas de los aliados. Tras la guerra, Taiwan volvió a formar parte de China y acudió a la escuela de nuevo. En la escuela conoció a Bernice Wu, quien a la postre acabaría siendo su esposa y con la que tuvo dos hijos y una hija.

Durante sus estudios primarios y secundarios tuvo una participación destacada en varias actividades no académicas: fue miembro del equipo de béisbol y tenis de mesa (que llegó a ganar la liga de Taiwan), jugaba al tenis y formó parte de una banda en la que tocaba el trombón. Al mismo tiempo era un ávido lector de libros de ciencia, literatura y ciencias sociales. La biografía de Marie Curie le impresionó tanto que decidió convertirse en un científico.

Su expediente académico era tan sobresaliente que fue admitido en la Universidad Nacional de Taiwan sin examen de ingreso. Durante el primer año de estudios se inclinó por la química. La deficiente infraestructura de la Universidad de Taiwan estaba compensada por la atmósfera de libertad que reinaba, la dedicación de los profesores y la camaradería entre compañeros. Su tesis de licenciatura trató de la separación de estroncio y bario mediante el método de electroforesis de papel y fue dirigida por el profesor Hua-sheng Cheng.

Tras su licenciatura en 1959, se trasladó a la Universidad Nacional de Tsinghua, donde realizó un máster sobre los radiosiótopos naturales del mineral hukutolita bajo la dirección del profesor H. Hamaguchi. Al finalizar el máster, permaneció en la misma universidad como investigador ayudante del profesor C. H. Wong y determinó la estructura cristalina por difracción de rayos X del triciclopentadienilsamario.

En 1962 se incorporó a la Universidad de California en Berkeley como estudiante de doctorado del profesor Bruce Mahan. Su trabajo de investigación trataba de los procesos de ionización química de los átomos alcalinos excitados electrónicamente, y fue durante su doctorado cuando se interesó en la dinámica de las reacciones. Una vez que obtuvo el grado de doctor en 1965, permaneció en el grupo de Mahan y comenzó a trabajar con Ron Gentry. En un año aprendió a diseñar y construir un aparato de dispersión muy potente, obteniendo resultados muy sobresalientes para aquella época.

En febrero de 1967 realizó una estancia postdoctoral en la Universidad de Harvard, en el laboratorio del profesor Dudley Herschbach, y trabajó con Robert Gordon en las reacciones entre los átomos de hidrógeno y moléculas alcalinas diatómicas. En 1968 aceptó un puesto en el Instituto James Franck de la Universidad de Chicago. Allí desarrolló una carrera ilustre y demostró ser un químico muy creativo en la construcción de nuevos aparatos de haces moleculares cruzados, realizando con sus estudiantes numerosos experimentos pioneros en ese campo. En 1971 fue ascendido a profesor asociado y en 1973 a catedrático.

En 1974 volvió a Berkeley como catedrático de química e investigador principal del Laboratorio Lawrence de Berkeley (Universidad de California). Ese mismo año obtuvo la nacionalidad estadounidense. Allí dispuso de sofisticados aparatos de haces moleculares, especialmente diseñados para estudiar las dinámicas de reacción, los procesos fotoquímicos y la espectroscopia molecular. Muchos de sus estudiantes acabaron siendo catedráticos de universidades prestigiosas, trabajando en laboratorios nacionales o en el sector privado, donde realizarían importantes contribuciones.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información