Roger de Llúria o Lauria

(Lauria, Basilicata, c. 1250 - Valencia, 1305) Militar catalán de origen italiano. Almirante de la Corona de Aragón, defendió Sicilia contra los angevinos. En 1284 derrotó al príncipe de Tarento y realizó una espectacular campaña en Calabria. Posteriormente volvió a Cataluña a petición de Pedro III el Grande, venciendo a los franceses en las islas Formigues y tomando parte en la batalla de Panissars (1285). Al acceder Jaime II al trono de Aragón, luchó al servicio de éste contra su hermano Federico, que pretendía el trono siciliano. Fue derrotado en Siracusa, pero venció al infante Federico en Cabo Orlando y Ponza. Firmada la Paz de Caltabellotta (1302) entre ambos hermanos, Roger se retiró a Valencia.


Roger de Lauria

La madre de Roger de Llúria, Bella d’Amici, era una dama de Constanza de Sicilia (la futura Constanza II, 1282-1302) que formó parte del séquito que acompañó a Constanza cuando se trasladó a la Corona de Aragón para contraer matrimonio (1262) con el infante Pedro, futuro Pedro III el Grande de Aragón (1276-1285). Roger de Llúria, que marchó con su madre, se educó en la Corte aragonesa, donde pronto fue armado caballero y recibió territorios en el reino de Valencia.

A principios de 1283 fue nombrado almirante de la flota y destinado a la defensa del reino de Sicilia, que el año anterior, tras el episodio conocido como Vísperas Sicilianas, había sido incorporado a la Corona aragonesa en virtud de los derechos de la reina Constanza y en contra de las pretensiones del angevino Carlos I, rey de Nápoles y Sicilia; en el mismo año de su nombramiento, Roger de Llúria derrotó en el puerto de Malta a una escuadra angevina formada por galeras provenzales, lo que supuso el dominio sobre las islas mediterráneas de Gozzo y Malta y permitió el saqueo del puerto de Nápoles y la conquista de las islas de Capri e Ischia.

En 1284 armó una escuadra en Messina (Italia) con la que el 5 de junio derrotó en el golfo de Nápoles a la flota de Carlos, duque de Anjou (hijo de Carlos I y futuro rey de Nápoles que reinó como Carlos II, apodado el Cojo), a quien hizo prisionero; aprovechando la victoria, atacó las costas de Calabria (Italia), provocó sublevaciones populares a favor de Pedro III en la región napolitana de Basilicata y dirigió sus naves hacia las costas tunecinas, donde a mediados de septiembre conquistó la isla de Gelves.

Mientras tanto el papa Martín IV (1281-1285), perjudicado por la expansión aragonesa en el ámbito mediterráneo, había excomulgado a Pedro III y predicado la cruzada contra él (1283); el pontífice contaba con el apoyo militar del rey francés Felipe III el Atrevido y de Jaime II de Mallorca, hermano de Pedro el Grande que en 1279 había sido desposeído por éste del gobierno de la isla; ello provocó, en 1285, el intento de invasión de Cataluña por las tropas de Felipe el Atrevido mediante una acción combinada por mar y tierra.

El rey de Aragón llamó en su ayuda a Roger de Llúria, quien en septiembre de 1285 derrotó a la armada francesa en la costa gerundense (en el golfo de Roses o frente a las islas Formigues, según las distintas fuentes) y, un mes después, al ejército de tierra en la batalla del Coll de Panissars (entre La Jonquera, Girona, y Le Perthus, Francia), lo que supuso la derrota definitiva de Felipe el Atrevido; por su actuación, Roger de Llúria recibió el señorío de Gelves.

A la muerte de Pedro III (1285), los territorios de la Corona de Aragón se repartieron entre sus hijos Alfonso y Jaime; sobre el primero (Alfonso III el Franco de Aragón, 1285-1291) recayeron los reinos peninsulares, mientras que al segundo (Jaime I de Sicilia, 1286-1296; futuro Jaime II el Justo de Aragón, 1291-1327) le correspondió el de Sicilia. El nuevo papa Honorio IV (1285-1287) y Carlos el Cojo de Nápoles lanzaron una ofensiva conjunta sobre los dominios de Jaime I, pero Alfonso III reaccionó enviando a Roger de Llúria para repeler el ataque: el ejército angevino-pontificio fue derrotado por el almirante aragonés frente a Nápoles (1287).

Al morir sin descendencia Alfonso III (1291), legó los reinos peninsulares a Jaime, con la condición de que renunciara al trono siciliano en favor del tercero de los hermanos, Federico, pero Jaime intentó reunir en su persona la herencia de su padre Pedro III y se limitó a nombrar a Federico lugarteniente general del reino de Sicilia, a cuyo servicio quedó Roger de Llúria.

El contexto internacional (en particular, la falta de apoyo castellano) obligaron a Jaime II de Aragón a firmar el tratado de Anagni (Italia, 24-VI-1295), en virtud del cual el monarca aragonés se comprometía a devolver Sicilia al papa Bonifacio VIII (1294-1303), quien lo trasladaría a Carlos el Cojo, y a su vez el pontífice levantaba la excomunión que pesaba desde 1283 sobre el rey de Aragón y, de forma secreta, prometía a éste la investidura de los reinos de Córcega y Cerdeña.

Los sicilianos se opusieron a los términos del tratado y en diciembre 1295 eligieron a Federico como señor de la isla; en 1296 Federico fue coronado rey de Sicilia con el nombre de Federico II (1296-1337), lo que provocó de un nuevo estallido bélico en el que Jaime II y Bonifacio VIII, en virtud de lo firmado en Anagni, se coligaron en contra de Federico II. En las primeras fases de la lucha, Roger de Llúria combatió en el ejercito de éste, pero en 1298 pasó a formar parte de las tropas de Jaime II; al mando de las mismas, resultó herido en la batalla de Squilace (Italia, 1297), pero en las batallas de cabo Orlando (1299) y Ponza (1300) infligió sendas derrotas a las fuerzas de Federico II.

La guerra concluyó con la firma de la paz de Caltabellotta (Italia, 1302), por la que Federico II era reconocido como monarca vitalicio de la isla (adoptando el titulo de rey de Trinacria), pero con la condición de que a su muerte Sicilia revertiría al reino angevino de Nápoles. Tras estos acontecimientos, Roger de Llúria, cuyos bienes en Sicilia habían sido confiscados por Federico II, se retiró a sus posesiones valencianas, donde murió.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información