Bonifacio VIII

(Benedetto Gaetani; Anagni, h. 1235 - Roma, 1303) Papa de la Iglesia católica (1294-1303). Miembro de una familia aristocrática romana destinado a la carrera eclesiástica, Benedetto Gaetani fue nombrado cardenal en 1291 y adquirió gran influencia bajo el pontificado de Celestino V. Probablemente fue el propio Gaetani quien presionó al papa para que abdicara (algo inusual hasta entonces) y hacerse elegir en su lugar (1294).


El papa Bonifacio VIII

Comenzó entonces el que se ha llamado «último papado medieval», caracterizado por la fuerza con que Bonifacio VIII defendió la doctrina de la teocracia papal frente a los intereses de las restantes familias aristocráticas romanas (encabezadas por los Colonna), frente a las veleidades de dominio sobre la Iglesia del rey de Inglaterra, Eduardo I (a quien impidió gravar al clero con tributos reales), y frente a la continua intromisión del rey de Francia, Felipe IV el Hermoso.

Aunque hubo momentos de entendimiento con Francia (como el que condujo a la canonización de Luis IX, abuelo del rey francés, en 1297), el conflicto estalló finalmente de forma violenta: tras la proclamación de la bula Unam sanctam, en la que el papa defendía criterios teocráticos contra la detención de un obispo francés por Felipe IV (1302), el monarca hizo apresar a Bonifacio («atentado de Anagni», 1303). Aunque fue liberado por un tumulto, Bonifacio VIII falleció un mes más tarde.