Alexander Luria

(Alexandr, Aleksandr o Alexander Romanovich Lúriya o Luria; Kazán, 1902 - Moscú, 1977) Neurólogo soviético considerado uno de los pioneros de la neuropsicología actual. Alexander R. Luria realizó sus estudios en la Universidad de Kazán como psicólogo, desoyendo los consejos de su padre, que hubiera preferido los estudios de medicina. Sus primeros acercamientos a la psicología fueron a través de Sigmund Freud y el psicoanálisis.


Alexander Romanovich Luria

Abandonó el psicoanálisis poco después, al sentirse cautivado por los estudios experimentales de Ivan Pavlov. Alexander Luria, sin embargo, no llegó nunca a confiar en que la conducta humana pudiese describirse exhaustivamente mediante conceptos como el de estímulo-respuesta y el del aprendizaje condicionado, al menos de forma exclusiva. En La naturaleza del conflicto humano, una de sus obras principales, resumió los resultados de sus trabajos experimentales.

Posteriormente estudió al lado de Lev Vigotsky, iniciando así su interés por el desarrollo del lenguaje. Unos años más tarde volvió a la universidad para doctorarse en medicina. Durante la Segunda Guerra Mundial sirvió en el ejército como médico, experiencia que resultaría decisiva en la orientación de sus investigaciones: A. R. Luria comenzó entonces sus estudios sobre neuropsicología entre los heridos e ideó una serie de procedimientos simples para calibrar las deficiencias en las capacidades psicológicas superiores; tales trabajos tendrían continuidad en el Instituto de Neurocirugía de Moscú.

Especializado desde entonces en el estudio de la fisiología cerebral y de los trastornos del lenguaje y de la memoria, A. R. Luria estableció una relación entre los mecanismos cerebrales y las funciones intelectivas del hombre y llevó a cabo diversas investigaciones relativas a los enfermos afectos de lesiones cerebrales y su reinserción social. Sus trabajos ejercerían una enorme influencia en la moderna neuropsicología. Entre sus numerosas obras destacan Afasia traumática (1947), El funcionamiento del cerebro (1973) y Neuropsicología de la memoria (1974).

Las aportaciones de Luria fueron decisivas por su rigor experimental en la elucidación del problema de las localizaciones cerebrales. Según él, la estructura de los procesos psíquicos superiores, como sistemas estables de conexiones temporales, exige suponer que éstos son el resultado de una interacción específica y compleja entre las zonas corticales, cada una de las cuales desempeñaría una función particular, pero al mismo tiempo funcionarían interrelacionándose mutuamente a través de canales que se habrían configurado a lo largo del desarrollo filo y ontogenético.

A partir de las coordenadas teóricas de Vigotsky, A. R. Luria desarrolló sus investigaciones desde el supuesto de que el hombre asimila la experiencia acumulada por el género humano a través de su historia mediante el lenguaje oral; concebía el pensamiento como derivado de la internalización del diálogo externo, y enfatizó sobre la variedad del desarrollo lingüístico y conceptual. Además, supo integrar en ellas los descubrimientos de Pavlov, por lo que aparece como una cierta síntesis de los grandes pilares de la psicología soviética: Vigotsky y Pavlov.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información