Lucio Victorio Mansilla

(Buenos Aires, 1831 - París, 1913) Político y escritor argentino. Hijo del general Lucio Norberto Mansilla y sobrino del dictador Juan Manuel de Rosas, Lucio V. Mansilla pasó buena parte de su juventud en el extranjero: llevó a cabo primero un viaje a la India que aprovechó para visitar el Medio Oriente e Inglaterra, y después, con motivo de la caída de Rosas, hubo de acompañar a su padre en la emigración y se estableció con él en París.


Lucio V. Mansilla

Defendió primero la causa de la Confederación y fue diputado; preconizó posteriormente desde la prensa una política de concordia con la Confederación desde Buenos Aires y acabó asistiendo como capitán y secretario del general Emilio Mitre a la batalla de Pavón. Su valentía en la guerra con Paraguay le valió el grado de coronel. Llegó a general de división en 1890, desempeñó algunas misiones diplomáticas y acabó su vida en París, cuando ya la ceguera lo obligaba a dictar.

En 1869, cuando era coronel, el presidente Domingo Faustino Sarmiento le confirió el mando de la zona fronteriza de Río Cuarto, donde tuvo ocasión de realizar una labor de profunda penetración entre los indios y llegó a arriesgar su vida en incursiones de paz, con una pequeña escolta. Las expediciones resultaron fecundas, pero más interesante fue la expresión literaria de aquellos esfuerzos en su producción más importante: Una excursión a los indios ranqueles.

El objetivo de la misión era revisar algunos puntos de un tratado establecido con los indios ranqueles, pero el autor va más allá del cometido político-militar. Con una prosa rica en digresiones y reflexiones, Lucio V. Mansilla realiza una excelente descripción de las costumbres y tradiciones y del espacio geográfico y promueve la integración del indio, posición que más tarde modificó. Una excursión a los indios ranqueles fue premiada en un concurso convocado en París en 1904.

Vinculado a la llamada «generación del 80», de la que formó parte junto a Miguel Cané, Eduardo Wilde y Lucio Vicente López, Mansilla fue un incansable periodista, político, militar y hombre de letras: entre sus defectos, podemos señalar la vanidad y la pedantería; entre sus virtudes, la sinceridad y el talento. Suele hablar siempre en primera persona; está satisfecho de sí mismo y de su elegancia; es un buen conversador; su "yo" aparece dominador en sus Entre nos: "causeries" de los jueves (1889-1890), en Retratos y recuerdos (1894), donde figuran espléndidas siluetas de los políticos de la Confederación, y en Mis memorias (1911), que no pasaron de sus tiempos infantiles.

Además de diversas traducciones y algunos intentos de teatro (Una Tía, 1864, y Atar Gull, 1864), publicó también otra clase de trabajos: unos Estudios morales (1864) y un ensayo de pretensiones histórico-psicológicas sobre Rosas (1898). Pero después de su espléndido libro sobre los indios ranqueles, clásico en las letras argentinas, las páginas más interesantes de este elegante, pretencioso y afrancesado argentino las encontramos en las ya citadas "Causeries" de los jueves, aunque su suficiencia lo lleve muchas veces al descuido literario.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información