San Marcos

(Jerusalén?, ? - Alejandría?, 68 d.C.) Evangelista cristiano. La tradición cristiana atribuye a San Marcos la autoría del segundo de los Evangelios sinópticos (los de San Mateo, San Marcos y San Lucas) que relatan, de acuerdo con un mismo esquema, la vida de Jesucristo.


San Marcos Evangelista (óleo de Carlo Maratta)

Las referencias a San Marcos en el Nuevo Testamento son fragmentarias, y muchas de ellas dudosas. Su nombre original, de acuerdo con los Hechos de los Apóstoles, parece haber sido Juan, y Marcos la versión latina. La información más fidedigna en torno a él aparece en las Epístolas de San Pablo; en la dirigida a Filemón, San Pablo hace referencia a Marcos como uno de los colaboradores que enviaban saludos desde Roma a Filemón. Asimismo, en la epístola a los colosenses se habla de «Marcos, el primo de Bernabé», y parece muy posible que el personaje aludido fuera el evangelista Marcos.

Según consta en los Hechos de los Apóstoles, la casa familiar de la madre de San Marcos en Jerusalén habría sido un activo punto de encuentro de los primeros cristianos, y en ella se reunieron durante la persecución de Herodes Agripa (44 d. de C.). Los Hechos de los Apóstoles refieren además que Marcos acompañó a San Bernabé y a San Pablo a Antioquía (12:15), donde actuó como auxiliar de San Pablo (13:5), y que cuando llegaron a Perge de Panfilia, Marcos regresó a Jerusalén (13:13). Se produjo entonces un agudo conflicto, ya que San Bernabé quería contar con Marcos para sus visitas apostólicas, pero San Pablo pensaba que debían prescindir de quien se había separado de ellos (15:37). Así, Bernabé y Marcos embarcaron rumbo a Chipre, y el segundo ya no volvió a ser mencionado en los Hechos de los Apóstoles.

Otras menciones sugieren una estrecha relación entre Marcos y San Pedro, quien en su primera epístola transmite los saludos de la iglesia de Roma y «de mi hijo Marcos» (5:13). En el siglo II, el obispo Papias de Hierápolis, en el Asia menor, afirmó que «Marcos fue el intérprete de San Pedro», y que su evangelio estaba basado en los recuerdos y enseñanzas del anterior. Una tradición tardía, en fin, lo incluye entre los 72 discípulos de Jesús citados por San Lucas. Todas estas referencias, aun con sus inexactitudes y contradicciones, revelan que San Marcos desempeñó un importante papel en los primeros tiempos del cristianismo.

El Evangelio de San Marcos, cronológicamente el más antiguo, aunque luego colocado detrás del de San Mateo, fue redactado en griego, seguramente hacia el año 70. La Iglesia Copta de Egipto considera a San Marcos su padre fundador; la sede de Alejandría fue llamada «cátedra de Marcos». Según una tradición posterior, sus restos fueron trasladados a Venecia, ciudad de la que es patrón. La festividad de San Marcos, cuyo símbolo como evangelista es el león, se celebra el 25 de abril.