Peter Medgyessy

(Budapest, 1942) Político húngaro que fue primer ministro de Hungría desde 2002 hasta 2004. Peter Medgyessy nació el 19 de octubre de 1942 en Budapest, si bien su familia era originaria de Transilvania, región anexada a Rumanía tras la Primera Guerra Mundial. Buen estudiante en su infancia, quiso continuar sus estudios en la universidad y optó por la política y la economía. A los veinticuatro años se graduó en ciencias económicas en Budapest y se doctoró en la misma facultad.


Peter Medgyessy

Nada más acabar sus estudios, en 1966, fue invitado a trabajar como colaborador del Departamento de Finanzas y Presupuestos del Ministerio de Economía, donde fue ascendiendo poco a poco. Mientras ejerció como funcionario sucesivamente en los departamentos de Economía, Análisis de Precios y Economía Internacional, antes de convertirse en director general de la Oficina de Presupuestos del Estado, ya se hablaba de una «dictadura blanda» en Hungría.

Primeros pasos profesionales

Su valía profesional y su nombre, vinculado a un sistema bancario que tendía a acercarse a la economía de mercado, le llevaron a convertirse en viceministro de Hacienda (1982) y en titular del ministerio cinco años más tarde, en el nuevo gobierno reformista de Karoly Grosz, cuando los conocidos como «comunistas reformadores» estaban en el poder y la «oposición democrática» comenzaba a despuntar. A fines de 1987 remitió al Parlamento un proyecto relativo al sistema de impuestos, de estructura europea, que acabaría siendo importante para que Hungría pudiera entrar, años más tarde, en la economía de mercado.

Cuando en noviembre de 1988 Grosz, desde mayo de ese año primer secretario del Partido Socialista Obrero Húngaro (MSzMP) en sustitución del anciano Janos Kadar, delegó la jefatura del gobierno en Miklos Nemeth, cerebro de las políticas de rigor monetario y de transición a la economía de mercado, Peter Medgyessy pasó a asistir a este último como viceprimer ministro para Asuntos Económicos.

Fue entonces cuando empezó la verdadera transformación del país, sobre todo desde el punto de vista económico. Durante los dos años que desempeñó el cargo, Medgyessy participó en el proceso de liberalización económica, preparó las leyes empresariales que serían la base de las futuras privatizaciones y aplicó el programa de austeridad prescrito por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La caída del muro de Berlín, en noviembre de 1989, lo apartó del poder. Eran tiempos difíciles para todos los políticos del régimen caído y, como muchos otros, dejó el MSzMP y nunca quiso afiliarse formalmente a su sucesor, el Partido Socialista Húngaro (MSzP), aunque siempre fue simpatizante.

Experiencia en la banca

Tenía entonces cuarenta y siete años y estaba dispuesto a ganarse la vida en el sector privado. Para ello eligió la banca, y en 1990 ya trabajaba como presidente y director general del Banco Paribas de Hungría (miembro del Grupo Paribas francés). Abandonó el cargo en 1994 para desempeñar las mismas funciones en el Banco Húngaro de Desarrollo e Inversiones, donde fue el responsable de organizar la reestructuración de toda la compañía y de reforzar su orientación en el mercado. Asimismo, entró a formar parte del gabinete asesor del primer ministro.

Desde el Banco de Inversiones promovió la reestructuración económica de Hungría y los cambios necesarios para aplicar una estrategia nacional de desarrollo. En 1996, sus éxitos profesionales y su buena relación con miembros del gobierno le volvieron a llevar al Ministerio de Finanzas, esta vez con un gobierno de coalición entre socialistas y liberales liderado por Gyula Horn.

Como ministro, además de trabajar para consolidar la economía húngara, que en 1995 ya empezaba a estabilizarse, su principal objetivo era impulsar un crecimiento económico sostenible que mitigara la inflación y permitiera la reforma del Estado, objetivos que consiguió aplicando una política de austeridad. De hecho, durante su mandato descendió el déficit público y la inflación disminuyó del 29% al 14%, mientras se registraba una tasa de crecimiento anual en torno al 4% del producto interior bruto (PIB) y el desempleo caía por debajo del 8%.

Fue en esa época cuando llevó al Parlamento un importante proyecto de reforma de las pensiones, basado en la cooperación entre el sector público y el privado y orientado por el Banco Mundial. Esta reforma fue muy impopular, pero le supuso la felicitación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y de otros organismos internacionales. Las discrepancias con el Ministerio de Bienestar Social retrasaron dos años la elaboración del proyecto de ley definitivo y su tramitación parlamentaria.

La aplicación de medidas económicas restrictivas, aunque fue un éxito, desagradó a la población y provocó la caída de los socialistas en las elecciones de 1998, con lo que Medgyessy dejó de nuevo la política para regresar a la banca privada. Poco después de salir del gobierno fue nombrado presidente del Banco Inter-Europa (San Paolo-Grupo IMI), antes de iniciar su propio negocio familiar, una consultoría legal y empresarial.

Hacia la jefatura del gobierno

Pero la política le seguía atrayendo, y en septiembre de 2001 dimitió de su cargo en el Banco Inter-Europa para optar a la candidatura del MSzP a primer ministro en las elecciones previstas para 2002. En esa época el partido estaba inmerso en una lucha por el poder protagonizada por los otros dos aspirantes a candidatos, Miklos Nemeth y el ex ministro de Exteriores Laszlo Kovacs. Y Medgyessy se convirtió en el candidato del compromiso que abogaba por una «nueva izquierda» al estilo europeo occidental, el hombre que tendría que remodelar el partido (que todavía disponía de un gran apoyo de los comunistas) en una fuerza política creíble con posibilidades de gobernar.

El 9 de junio de 2001 fue elegido por el 98% de los delegados socialistas como cabeza de lista con un programa basado en la mejora del estado del bienestar, la justicia social y la reducción del déficit presupuestario (superior al 4% del PIB), una de las exigencias comunitarias para la incorporación de Hungría a la Unión Europea.

El hecho de ser objeto de una investigación por irregularidades en la construcción del Gresham Palace, un lujoso hotel en el centro de Budapest, no le impidió ganar las elecciones celebradas en abril de 2002, a las que los socialistas se presentaron en coalición con los liberales de la Alianza de Demócratas Libres. El nuevo primer ministro contaba con el apoyo de la Unión Europea y la OTAN y, aunque a un mes vista de la victoria, la prensa destapó documentos que lo acusaban de trabajar para los servicios de contraespionaje en el Ministerio de Finanzas durante el régimen comunista, su partido y sus socios políticos le reafirmaron su confianza en el Parlamento.

Medgyessy está casado en segundas nupcias y tiene dos hijos de su primera esposa. Amante de la caza, la naturaleza y la música, habla con fluidez el francés y el rumano y entiende bien el inglés y el ruso. Entre otras condecoraciones, Francia lo nombró Caballero de la Legión de Honor en 2000. Su esfuerzo y dedicación han sido recompensados con la Cruz Media y la Estrella de la Orden del Mérito de la República Húngara. Además, ha sido miembro del Instituto Internacional de Finanzas Públicas de Saarbrücken, presidente de la Asociación Económica Húngara, miembro del Consejo del Foro Económico Mundial y profesor en la Facultad de Finanzas y Contabilidad de Budapest.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información