Henry Louis Mencken

(Baltimore, 1880-1956) Escritor norteamericano. Pertenecía a una familia de origen teutón. Su padre, que se dedicaba a negocios y se ocupaba de ingeniería, le envió al Instituto Politécnico cuando tenía doce años; pero en 1899 se dio a conocer en el periodismo, que cultivó ya durante toda su vida. Del Morning Herald pasó en 1903 al Evening Herald, después al Sun y, a partir de 1910, al Evening Sun, que no abandonó ya.


Henry Louis Mencken

Paralelamente a esta actividad en los diarios, H. L. Mencken se dedicó también a colaborar asiduamente en revistas: en 1908 era crítico literario de The Smart Set. Fue el período en que empezó a influir sobre el gusto literario y a presentar al público a numerosos escritores nuevos. Esta actividad suya se intensificó en 1923, cuando fundó y dirigió The American Mercury. El círculo en que se inició y plasmó esta revista estaba constituido por adeptos a la estética europea "fin-de-siècle", que tenía como númenes a Henrik Ibsen, Richard Wagner y Nietzsche.

No obstante, en los años precedentes a la Primera Guerra Mundial, Mencken, alcanzada la total madurez, era una voz que se anticipaba con mucho a los tiempos que corrían. Su hora quedó señalada en el decenio 1920-30. Mencken no salió victorioso de la lucha contra el moralismo y la aversión a la literatura contemporánea que caracterizaron el neo-humanismo de I. Babbitt y de P. E. More; pero la misma lucha le hizo aparecer como un libertador a los ojos de los jóvenes de "la generación perdida".

Adalid del naturalismo y de todos los movimientos de vanguardia surgidos en la literatura norteamericana después de la Primera Guerra Mundial, escribió, contra las acusaciones de S. Sherman, una famosa defensa de Theodore Dreiser; estimuló y ayudó a escritores tan distintos entre sí como Sherwood Anderson y James Branch Cabell, Ben Hecht y Willa Cather, Carl Sandburg y Eugene O'Neill, a quien dio a conocer a Ibsen, todavía desconocido en el teatro norteamericano.

Por sus criticas recogidas en seis tomos de Prejudices (1919 y 1927), que no perdonaban a la sociedad de su país, ha sido comparado a George Bernard Shaw; también fue una especie de "enfant terrible". Sus ideas y sus críticas aparecieron en el momento oportuno y quedaron vinculadas a dicho momento; su influencia fue declinando lentamente después de 1930. Más duradero es su vasto estudio The American Language, en el que trabajó de 1936 a 1948 y que, aunque fruto de una curiosidad erudita más que de un rigor científico, constituye una base preciosa sobre la cual puede establecerse un método comparativo para el estudio de la historia lingüística del inglés en América del Norte.

Cómo citar este artículo:
Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). . En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de el .

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información