Bo Ne Win

(Paungdale, 1911 - Rangún, 2002) General y político birmano que gobernó Birmania como presidente de un régimen dictatorial comunista entre 1962 y 1988. Junto a miembros del Movimiento Thakin, creó el Ejército de la Independencia de Birmania. Cuando Birmania logró la independencia en 1948, fue nombrado comandante en jefe del Ejército nacional. En 1958 se hizo con la jefatura de un Gobierno de transición y, desde 1962, gobernó de forma dictatorial: nacionalizó la economía con desastrosos resultados, reprimió toda disidencia política y aisló el país del exterior. Abandonó el Gobierno en 1981, pero continuó al frente del Partido Socialista Birmano, hasta que en 1988 decidió retirarse de la política. Desde el 7 de marzo de 2001 sufrió arresto domiciliario junto a su hija, habiendo sido ya acusados y ejecutados algunos de sus familiares por alta traición.


Bo Ne Win

Bo Ne Win realizó estudios superiores en la universidad de Rangún entre 1929 y 1931. A mediados de los años treinta se unió a la lucha nacionalista contra la dominación colonial británica. Cuando, al iniciarse la Segunda Guerra Mundial, Japón invadió Birmania, Ne Win y otros líderes del movimiento nacionalista Thakin, como U Nu o Aung San, fundaron el Ejército de la Independencia de Myanmar con apoyo nipón.

En 1941 Ne Win fue uno de los Treinta Camaradas que viajaron a Hainan para recibir adiestramiento militar por parte del ejército japonés. La alianza entre japoneses y nacionalistas birmanos perduró mientras los primeros mostraron interés en la lucha por la liberación del colonialismo y, entre 1943 y 1945, Ne Win sirvió en el ejército nacionalista bajo mando nipón. Pero pronto las relaciones se hicieron conflictivas debido a los intereses que Japón tenía sobre Birmania. Al final de la contienda, los líderes del movimiento nacionalista organizaron la resistencia clandestina contra la ocupación nipona y prestaron apoyo a los aliados.

El 4 de enero de 1948 Birmania obtuvo finalmente la independencia de Inglaterra y Ne Win fue nombrado segundo comandante en jefe del nuevo ejército nacional. Diez años después, el gobierno presidido por su antiguo camarada, U Nu, se vio desbordado por las rebeliones étnicas que se declararon a lo largo y ancho del país. Ne Win fue encargado de presidir un gobierno de emergencia nacional. Su régimen fue extremadamente impopular e incapaz de resolver el problema étnico. En las elecciones convocadas en 1960 resultó reelegido U Nu y Ne Win se vio forzado a abandonar el poder, al tiempo que se restablecía el régimen parlamentario.

El 2 de marzo de 1962 Ne Win encabezó una insurrección militar que derrocó al gobierno constitucional y le devolvió el poder absoluto. U Nu fue encarcelado y su gobierno sustituido por el Consejo Revolucionario de la Unión de Myanmar, cuyos miembros procedían en su práctica totalidad de la cúpula militar. Así se inauguró un régimen dictatorial de carácter comunista que proclamó la llamada "vía birmana hacia el socialismo". Ne Win puso en marcha un ambicioso programa de industrialización acelerada que arrasó hasta los cimientos la economía agraria tradicional del país, al tiempo que atacaba el monopolio que sobre el comercio ejercían los empresarios chinos, indios y paquistaníes. Los cambios económicos fueron acompañados de una brutal represión política destinada a eliminar cualquier asomo de disidencia. El budismo se convirtió en religión oficial y las prácticas tradicionales de las diversas minorías religiosas fueron perseguidas.

La autarquía económica diseñada por el régimen de Ne Win aisló por completo a Birmania del mundo exterior, incluidos los países de su entorno geográfico inmediato. En política exterior, Ne Win adoptó una postura de neutralidad ante los conflictos del sudeste asiático y atajó cualquier intento de aperturismo. En 1964 abolió todas las organizaciones políticas, excepto el Partido Birmano del Programa Socialista, del que era fundador, cuyo control estaba en manos del ejército. La Constitución aprobada en 1972-73 legitimó el régimen de partido único. Al año siguiente, Ne Win se autoproclamó presidente de la república. En 1981 renunció a la presidencia, pero mantuvo en sus manos los hilos del poder desde la jefatura del Partido del Programa.

En 1987, tras veinticinco años de autarquía, desestructuración económica y corrupción política, Myanmar, que había sido uno de los principales exportadores de arroz del mundo, se hallaba sumida en una terrible crisis alimentaria y convertida en uno de los países más pobres del planeta. La fractura social que produjo la crisis económica, con la declaración generalizada de motines en las principales ciudades a fines de ese año, forzó a Ne Win a abandonar el poder, dimitiendo de sus cargos públicos en julio de 1988. El Partido del Programa fue sustituido por el Consejo Estatal de la Ley y el Orden, controlado también por militares, mientras Aung San Suu Kyi iniciaba una larga lucha por la democratización del país. Ne Win abandonó oficialmente el gobierno, pero mantuvo su extraordinaria influencia política entre bastidores. En marzo de 2001 fue condenado a permanecer en arresto domiciliario por su presunta implicación en una intentona golpista ejecutada por varios familiares del ex dictador.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información