Alejandro O'Reilly

(Alexander O'Reilly; Dublín, 1722 - El Bonete, Chinchilla, 1794) Militar español de origen irlandés. De familia humilde, sirvió de joven en el ejército de Austria durante Guerra de los Siete Años. Por su buen desempeño en diversas batallas en Italia alcanzó pronto el grado de coronel. En 1761, en le marco de la guerra contra Portugal, Alejandro O'Reilly ofreció sus servicios al ejército español, que ya nunca abandonaría.


Alejandro O'Reilly

Tras la pérdida de La Habana en 1762 ante la armada británica, O'Reilly elaboró un informe en el que analizó las causas de la debacle, incluyendo recomendaciones para la mejor defensa de la capital cubana. El informe le valió ser destinado a Cuba, donde, al frente de un destacamento, logró recuperar La Cabaña. En 1765 fue nombrado mariscal y destinado a Puerto Rico con la misión de crear una milicia leal a España que protegiese la isla de posibles invasiones. O'Reilly logró formar una milicia profesional y fuertemente disciplinada, por lo que es recordado en la isla como "padre de la milicia puertorriqueña". Reformó además las fortificaciones de la capital y amplió el fortín de San Felipe del Morro.

En 1769 Carlos III encargó a Alejandro O'Reilly recuperar el control de la colonia de Luisiana, en la que los colonos franceses habían expulsado al gobernador español de Antonio de Ulloa. En agosto del mismo año desembarcó con sus tropas en Nueva Orleans, castigó a los rebeldes y recobró la colonia. Sin embargo, por la represión que desató acabó siendo llamado el sangriento por los colonos franceses. En calidad de nuevo gobernador, promulgó la Ley Fundamental de Luisiana, también conocida como Código O'Reilly, que establecía tanto los derechos y deberes fundamentales como toda clase de minuciosas disposiciones administrativas y que permanecería vigente durante todo el dominio español de la colonia.

Su severidad, sin embargo, causó animadversión entre la población, y en marzo de 1770 Carlos III le relevó de su puesto. De regreso a España, el monarca encargó a O'Reilly el reclutamiento y formación de un ejército de veintidós mil hombres. El objetivo era ocupar la costa argelina y conquistar todas las plazas del norte de África. Sin embargo, los sultanes argelinos descubrieron el plan y organizaron la defensa. Aunque las tropas de O'Reilly lograron tomar el fuerte de Argel, no pudieron desplegarse eficazmente y hubieron de regresar a los barcos.

El gran número de bajas y la forzosa retirada estuvo a punto de significar la destitución de O'Reilly. Carlos III, sin embargo, resolvió finalmente nombrarle Capitán General de Andalucía. Desde ese cargo organizó las defensas de la Bahía de Cádiz, construyendo las murallas de San Carlos y Puerta de Tierra en la capital gaditana. El rey le recompensó con el título de Conde. Al final de su vida, Carlos IV lo designó comandante, en sustitución del general Ricardos, del ejército formado para la recuperación del Rosellón, pero O'Reilly falleció en el transcurso de su viaje al frente.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información