Goffredo Petrassi

(Zagarolo, 1904 - Roma, 2003) Compositor italiano. Goffredo Petrassi vivió en Zagarolo hasta que en 1911 se trasladó a Roma junto a su familia; allí ingresó en la Schola Cantorum de San Salvatore in Lauro, lugar en el que adquirió un profundo conocimiento de las obras polifónicas de Palestrina, Josquin des Prés y otros maestros antiguos. En 1915, y por razones económicas, se vio obligado a trabajar en una tienda de música; en dicho establecimiento conoció al profesor del Conservatorio de Santa Cecilia de Roma Alessandro Bustini, que aceptó darle clases particulares de piano.


Goffredo Petrassi

También estudió armonía de forma privada con Vicenzo De Donato, hasta que en 1928 ingresó en el citado conservatorio para seguir ampliando conocimientos con Bustini y tomar lecciones de Germani; fue asimismo alumno del director de orquesta Bernardino Molinari. En 1933 se graduó en composición y pasó a enseñar armonía, contrapunto y composición coral en la Academia de Santa Cecilia, en la que ingresó como miembro en 1936.

Algunos años antes, en 1932, Goffredo Petrassi había iniciado su carrera internacional tras ganar un concurso con su obra Partita, que se pudo escuchar en Amsterdam, Moscú y Leningrado bajo la batuta de Alfredo Casella. Dado su interés por el teatro y la ópera, se le brindó la oportunidad de dirigir el Teatro della Fenice de Venecia entre 1937 y 1940. Siete años después, en 1947, fue nombrado director artístico de la Academia Filarmónica Romana y permaneció en dicho puesto hasta 1950, si bien desde 1939 ya ocupaba la cátedra de composición del Conservatorio de Santa Cecilia.

A partir de 1960 fue catedrático de perfeccionamiento en composición en la Academia de Santa Cecilia, y simultáneamente dictó cursos puntuales en el Mozarteum de Salzburgo, en el Berkshire Music Center de Tanglewood (Estados Unidos) y en la academia Chigiana de Siena. Entre sus alumnos de composición más destacados se encuentran Cardew, Guaccero y Tosatti. Como director de orquesta realizó giras por América y Japón dirigiendo sus propias obras. Petrassi estuvo también al frente de la Orquesta Filarmónica de Berlín en dos ocasiones: en 1964, cuando la agrupación interpretó su Magnificat, y al año siguiente, para la ejecución de su Quinto Concierto para Orquesta.

La obra de Goffredo Petrassi recorrió diversos caminos estilísticos que le llevaron desde el neoclasicismo hasta la vanguardia. Fue uno de los renovadores de la música instrumental italiana y latinizó tendencias musicales centroeuropeas como el dodecafonismo. Debido a su formación como niño de coro, Petrassi siempre prestó gran atención a la música coral. Un buen ejemplo de ello es su Salmo IX (compuesto entre 1934 y 1936), en el que muestra su gusto por el barroco romano; su Magnificat (1940) para soprano, coro y orquesta, o el madrigal para voces masculinas, metales, pianos, contrabajos y percusión titulado Coro dei morti (1941), que se basa en un texto del Dialogo di Federico Ruysch e le mummie de Giacomo Leopardi.

En el Coro dei morti se aprecia con claridad la inclinación de Petrassi hacia lo dramático. El lenguaje musical sería para él un drama abstracto compuesto de signos como intervalos, silencios o patrones rítmicos. Por ello, a partir de la citada obra, compuso otras de carácter escénico como los dos ballets La follia di Orlando y Ritratto di Don Chisciotte, y las óperas Il Cordovano y Morte dell´aria. Tras abandonar la polifonía coral y la música para la escena, Petrassi se concentró a partir de la década de los años cincuenta en la composición de obras vocales e instrumentales.

Una de sus obras más importantes de dicha década es Noche oscura (1951), cuyo título en castellano procede de uno de los poemas del místico español San Juan de la Cruz. A lo largo de la obra, Petrassi repite y varía una célula musical de cuatro notas que reutilizará en obras posteriores como Orationes Christi (1975). Algunos teóricos han considerado este tipo de fórmula como una técnica propia de la música serial, si bien Petrassi nunca se adscribió por completo a dicha tendencia.

Pero fue sin duda en sus ocho conciertos para orquesta donde el compositor italiano mostró con más transparencia su dominio de la técnica orquestal. En los dos primeros hay huellas de la música de Stravinsky y Bartok, y en el tercero volvemos a encontrar la fórmula de cuatro notas procedente de Noche oscura. Otras piezas de importancia en la producción musical de Petrassi son su Cuarteto de Cuerda y la Serenata para flauta, clave, percusión viola y contrabajo, ambas compuestas en 1958, así como la obra Estri (1967) para quince ejecutantes.

Cómo citar este artículo:
Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). . En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de el .

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información