Antonio di Pietro

(Montenero di Bisaccia, 1950) Juez y político italiano. Su labor en la judicatura sirvió para renovar, en la última década del siglo XX, el corrupto panorama político italiano, lo que aprovechó para pasar él mismo al mundo de la política, del que tuvo que retirarse cuando recibió a su vez acusaciones de corrupción.


Antonio di Pietro

Nacido en el seno de una modesta familia campesina, Antonio di Pietro realizó estudios técnicos como electricista, diplomándose en Roma en 1968. Se dedicó durante algún tiempo a esta profesión en Italia antes de emigrar hacia Alemania, donde trabajó en su juventud durante algunos años como obrero. De regreso a Italia, entre 1973 y 1977 estuvo en el ministerio de Defensa, en la dirección de construcciones aeronáuticas, con la función de supervisar la calidad de construcción de lo producido. Inició además estudios universitarios en la facultad de derecho de la Universidad de Milán. Obtuvo la licenciatura en dicho campo en 1978 y se especializó entre ese año y 1979 en derecho administrativo en la Universidad de Pavía.

Tras su licenciatura ingresó en la policía italiana en 1980 con el grado de comisario. Su primer destino fue en la Escuela Superior de Policía, para pasar después a Milán como encargado de la policía judicial del distrito IV de Milán. En 1980 obtuvo la habilitación legal para poder ejercer el cargo de procurador. Fue en 1981 cuando obtuvo por oposición el puesto de juez.

Sus primeros destinos en tal labor fueron la corte superior de Roma y luego la corte de apelación de Milán; después fue nombrado sustituto en la procaduría de la República en Bérgamo; de allí pasó también como sustituto a la procaduría de Milán en 1985, donde se especializó en las actividades del crimen organizado; en 1989 el Ministerio de Justicia le nombró asesor a nivel de consultas e información sobre las innovaciones informáticas aplicadas a la judicatura.

En 1991 inició las investigaciones que, con el nombre en clave de Mani Pulite (Manos Limpias), se centraron en la corrupción de los partidos políticos italianos. En el transcurso de la misma se vieron implicados las formaciones más importantes de Italia, entre ellas las que habían gobernado el país desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Igualmente se implicó a diversas personalidades del mundo empresarial y se hicieron patentes las relaciones entre el poder político y la mafia.

El juez saltó a los medios informativos internacionales cuando, en febrero de 1992, detuvo al político socialista Mario Chiesa cuando recibía un soborno de mano de unos empresarios. Dicha operación permitió la obtención de nuevos datos que permitieron la apertura de nuevos procesos y con ello nuevas detenciones. La importancia de tales operaciones fue tal que las formaciones políticas tradicionales que habían ocupado el gobierno de Italia desde la Segunda Guerra Mundial, en especial la Democracia Cristiana y los Socialdemócratas, desaparecieron. Así, se crearon partidos nuevos o se modificaron los ya existentes (el Partido Comunista de Italia se había convertido ya con anterioridad en el Partido Democrático de la Izquierda).

Tras la celebración de elecciones, el poder recayó en el partido político creado por el empresario de las telecomunicaciones Silvio Berlusconi. Mientras tanto, en 1994, el juez Antonio di Pietro recibió acusaciones de abuso de poder, que le hicieron anunciar el 6 de diciembre de ese mismo año el abandono de la función judicial, abandono que hizo efectivo en mayo de 1995. Ese mismo año inició sus labores en el campo de la enseñanza universitaria (en el Instituto Libre Universitario Carlo Cattaneo) y sus colaboraciones con la prensa en la revista Oggi, bajo el encabezamiento Dalla parte da cittadini. También en 1995, entre los meses de marzo y diciembre, fue designado como consultor de la comisión parlamentaria que analizó los movimientos terroristas en Italia.

En marzo de 1996, tras la apertura de las consiguientes averiguaciones judiciales y la celebración del juicio en la ciudad de Brescia, Antonio di Pietro fue declarado inocente de todos los cargos. En mayo de ese año inició su carrera política. El nuevo presidente de la República, Romano Prodi, encabezaba un gobierno de izquierda que había logrado el triunfo electoral, mediante la coalición El Olivo. Romano Prodi le ofreció en mayo de 1996 la cartera del Ministerio de Obras Públicas, que había sido habitualmente foco de corrupción y de intervención de la mafia.

Di Pietro aceptó, pero ante las nuevas acusaciones vertidas contra él, se retiró de la política en noviembre de ese año para preparar su defensa. En marzo de 1997 se inscribió como abogado en el colegio profesional de la ciudad de Bérgamo y en noviembre fue elegido senador. El 21 de marzo de 1998 fundó su propio partido político, al que llamó L'Italia dei Valori, cuyo objetivo inicial era la supresión de la cuota proporcional que fraccionaba el parlamento en multitud de partidos políticos.

En junio de 1999, en las elecciones celebradas el día 13, salió elegido como parlamentario del Parlamento Europeo, y el 22 de julio fue designado presidente de la delegación que mantenía contactos con los países sudamericanos y el Mercosur. El 1 de febrero de 2000 fue elegido nuevamente para el senado italiano; allí recibió el encargo de incorporarse, desde el 9 de febrero, a la comisión de asuntos constitucionales. Dicha comisión tenía como objetivo diseñar las leyes que permitiesen investigar desde el parlamento la corrupción política anterior, la denominada Tangentopoli. Pero el objetivo de Antonio di Pietro era la reforma total de las instituciones italianas, las políticas y las económico-financieras, y preconizó la renovación ética y moral como base de la reforma política. El 3 de mayo de 2000 abandonó el gobierno de Amato y fundó el movimiento Lista di Pietro.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información