Otto Preminger

(Viena, 1906 - Nueva York, 1986) Director de cine estadounidense de origen austríaco. Formado en el teatro como ayudante de Max Reinhardt, en 1934 inició su carrera en Broadway y en 1944 en Hollywood. Su obra, que enfrenta un mundo romántico y decadente a otro objetivo y realista, dio lugar a un cine muy personal e independiente, basado en los planos largos y en una cuidada puesta en escena. Entre sus trabajos cabe mencionar Laura (1944), Cara de ángel (1952), Río sin retorno (1954), Anatomía de un asesinato (1959), Tempestad sobre Washington (1962), El rapto de Bunny Lake (1965) y El factor humano (1979).


Otto Preminger

A pesar de que en las películas de Otto Preminger no se distingue un tema en concreto, existen ciertos ingredientes básicos comunes a todas ellas: el punto de vista objetivo de la cámara y una fascinación por la dualidad y la ambigüedad. Otto Preminger ha sido calificado como un director con personalidad de productor. Consciente de los costes, se ajustó siempre a sus presupuestos y logró mantenerse a flote mucho más tiempo que sus colegas del mundo de la producción independiente.

En 1926, cuando se doctoró en derecho, ya llevaba dos años de experiencia como actor y ayudante de Max Reinhardt. Comenzó entonces a producir y dirigir teatro, y poco después dirigió también una película alemana. En 1934 se trasladó a Estados Unidos como director teatral; de Broadway pasó a Hollywood para trabajar como director cinematográfico en la Fox. Pero a raíz de una discusión con el director de producción de la Fox, Darryl Zanuck, Otto Preminger fue despedido y no regresó hasta ya iniciada la Segunda Guerra Mundial (Zanuck estaba ausente), momento en que se le confiaron varios proyectos.

Zanuck se enfureció a su regreso, pero permitió que Otto Preminger concluyera el rodaje de Laura (1944), un clásico del cine negro que tuvo gran éxito y sigue siendo considerado una obra maestra. El argumento gira en torno al personaje del título, una joven y brillante publicista neoyorquina cuya muerte investiga el inspector McPherson (Dana Andrews) interrogando a los personajes de su entorno. Entre ellos van dibujando el retrato de Laura (Gene Tierney), una mujer fascinante llena de bondad, belleza, energía y talento. Lo que parecía un crimen vulgar va adquiriendo un halo de fascinación: McPherson queda cautivado por los encantos de la muerta. Pero la historia da un giro inesperado, con nuevos sospechosos, entre ellos la propia Laura, que aparece viva.


Fotograma de Laura (1944), de Otto Preminger

Realizada como una apuesta personal, Otto Preminger tuvo muchas dificultades para dirigir el filme. Los mismos problemas encontró la música: Alfred Newman, director musical de la Fox, no quiso hacerse cargo de la película, que ya tenía fama de maldita, y se la encargó a David Raksin, un joven debutante que con Laura empezó su notable carrera musical. No fue el único debutante al que el filme lanzó a la fama: Joseph La Shelle, director de fotografía, obtuvo un Oscar por su trabajo. Lo mismo se puede decir de la protagonista de la película, la sensual Gene Tierney, que saltó a la fama después de algunos papeles secundarios. Laura es otra muestra de la magia del cine de Hollywood de los años 40, capaz de producir una película fascinante en condiciones totalmente adversas.

En sus siguientes filmes, Otto Preminger se atrevió a lo que nadie había hecho antes: incluir tacos y palabras tabúes, hablar de la drogadicción y dar trabajo a personas que estaban en las "listas negras". En círculos de Hollywood fue famoso por su personalidad tempestuosa. Entre los actores se lo conocía como Otto el Terrible, pero también por su independencia y los riesgos que asumía. Era un hombre sin pelos en la lengua que parecía disfrutar provocando escándalos, pero no se inmutaba ni por los ataques ni por los elogios de la crítica. Otros destacados títulos de su filmografía son Cartas envenenadas (1951), Cara de ángel (1952), Río sin retorno (1954), Carmen Jones (1954), El hombre del brazo de oro (1955), Buenos días, tristeza (1958), Anatomía de un asesinato (1959), Éxodo (1960), Tempestad sobre Washington (1962), El rapto de Bunny Lake (1965) y El factor humano (1979).