Raoul Salan

(Roquecourbe, 1899 - París, 1984) Militar francés. Hijo de un médico, inició estudios militares en la academia de Saint-Cyr entre 1917 y 1918, y combatió durante un corto período de tiempo en la Primera Guerra Mundial, por lo que recibió la Cruz de Guerra. En el periodo de entreguerras estuvo agregado en varios puestos del ministerio para las Colonias. Durante la Segunda Guerra Mundial combatió alistado en las fuerzas de ejército de la Francia Libre en el África occidental francesa y llegó a participar en el desembarco de Normandía de 6 de junio de 1944.


Raoul Salan

Después se especializó en asuntos coloniales, al ser destinado en 1945 a Indochina. Allí fue, entre 1952 y 1953, comandante en jefe de las fuerzas francesas. En este destino no pudo impedir el aumento de poder de la guerrilla independentista comunista del Vietminh. Entre 1954 y 1955, Raoul Salan ejerció de inspector general de la Oficina de la Defensa Militar. Más tarde fue destinado a Argel, donde estuvo como jefe de la región militar desde 1956 hasta 1958, año en el que fue nombrado inspector general de la Oficina de la Defensa Nacional. Entre 1959 y 1960 estuvo en la metrópoli como gobernador militar de París.

Su oposición frontal a la política practicada respecto a la cuestión argelina lo obligó a huir hacia España. Desde allí se encargó de dirigir una política encaminada a mantener a Argelia como un departamento francés más, lo que le llevó a participar en el fracasado golpe de estado argelino de abril de 1961. Tras el mismo tuvo que mantenerse en la clandestinidad, y dirigió la organización terrorista de la OAS (Organización del Ejército Secreto), que pretendía mediante la violencia mantener la sumisión de Argelia.

El 20 de abril de 1962 fue detenido en Argel; en el juicio fue condenado a cadena perpetua el 23 de mayo de 1962. Sin embargo, la amnistía concedida a los miembros de las OAS en julio de 1968 le permitió salir en libertad. En 1982 el presidente de la República, Françoise Mitterrand, le restauró su rango y pensión. A su muerte era el miembro del ejército francés más condecorado.