Sancho IV el Bravo

(Sancho IV de Castilla, llamado el Bravo; Valladolid, 1258 - Toledo, 1295) Rey de Castilla (1284-1295). Hijo de Alfonso X el Sabio, fue proclamado heredero del reino a la muerte de su hermano mayor Fernando de la Cerda (1275), frente a los derechos legales de sus sobrinos, los infantes de la Cerda.


Sancho IV de Castilla

Casado con María de Molina (1285), para asegurar el reino a sus descendientes pactó con Pedro III el Grande de Aragón y con Felipe III el Atrevido de Francia; el primero cumplió el acuerdo al apresar a los infantes de la Cerda, con la promesa de que Sancho IV le ayudaría en caso de que Aragón fuese invadida por los franceses.

En 1285, la muerte de Felipe el Atrevido y de Pedro el Grande cambió la situación internacional. El nuevo rey de Aragón, Jaime II, reconoció como rey de Castilla a Alfonso de la Cerda (1288), por lo que Sancho procuró establecer un pacto de no agresión con el sucesor de Felipe el Atevido, Felipe IV el Hermoso de Francia.

La derrota que el ejército aragonés infligió al castellano en Pajarón (1290) puso fin a las hostilidades entre ambos reinos, que se unieron en la expedición contra Tarifa (1292). Jaime II de Aragón casó con Isabel de Castilla, primogénita de Sancho IV, en busca de mejores relaciones entre ambos, pero la política ambigua del rey castellano provocó nuevos enfrentamientos.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información