Fritz Saxl

(Viena, 1890 - Londres, 1948) Historiador del arte austríaco. Estudió con M. Dvorák y H. Wölfflin, y fue colaborador de A. Warburg, historiador del arte, en Hamburgo. Fue el verdadero artífice de la transformación de la biblioteca del Instituto Warburg en uno de los centros de estudios artísticos más importantes del mundo. Colaboró con E. Panofsky en La melancolía de Durero y Mitología clásica en el arte medieval, y es autor del Catálogo de los manuscritos miniados astrológicos y mitológicos de la Edad Media latina (1951-1953) y del ensayo Escultores ingleses del siglo XII (1954).

Tras pasar su juventud en Alemania, donde cursó estudios sobre historia del arte, Fritz Saxl se vio obligado a exiliarse a Inglaterra ante el advenimiento del nazismo. En este país ocupó el cargo de director del Warburg Institute, que se había trasladado de Hamburgo a Londres, y al que dio un nuevo impulso. Su primera formación fue de tipo iconológico, y sintió, como su amigo Panofsky, un profundo interés por la historia de las ideas. En efecto, su atención se concentró durante mucho tiempo en el problema de las relaciones entre las ciencias esotéricas (astrología) y la tradición de las imágenes en el Renacimiento.

El nombre de Fritz Saxl se halla ligado sobre todo a una obra fundamental escrita en colaboración con E. Panofsky y R. Klibansky: Saturno y la melancolía. En ella, a partir de la figura de Alberto Durero, se explora uno de los más extensos filones de pensamiento del mundo clásico occidental. Cabe destacar además su libro La historia de las imágenes y la obra póstuma Lecturas (1957). Esta última consta de dos volúmenes, uno de texto y otro de ilustraciones, y recoge bajo su título genérico toda una serie de estudios que se encuentran entre los más interesantes y agudos efectuados por Saxl sobre temas de historia del arte, historia de las religiones, arqueología, etc., redactados en su mayor parte desde el año 1933 hasta su muerte.

Entre los capítulos más notables de las Lecturas de Fritz Saxl deben mencionarse sus estudios sobre la divinidad indoeuropea Mitra, sobre la persistencia de elementos paganohebreos en la escultura paleocristiana, sobre la representación del Macrocosmo y del Microcosmo en la pintura medieval, sobre la miniatura en Inglaterra, sobre la influencia del Roman de Troy en el arte francés e italiano, sobre la influencia desarrollada en Venecia por Petrarca sobre su arte contemporáneo, sobre Jacopo Bellini y Mantega, Tiziano y Pietro Aretino, sobre el Capitolio en el Renacimiento como símbolo de la idea imperial y sobre las relaciones entre el arte de Holbein y de Alberto Durero y la Reforma.

En los últimos capítulos, el autor dedica algunas páginas a la vida e ideario de Aby Warburg, de Herbert Horn y de Jacques Mesnil, estudiosos que participaron con él de aquellas ideas y de aquella metodología, fundada en la investigación iconológica, de la que esta obra constituye un documento fundamental.