Sir William Joseph Slim

(William Joseph Slim, primer Vizconde de Slim; Bristol, 1891 - Londres, 1970) General británico y mariscal de campo que llegó a ser nombrado jefe del Estado Mayor Imperial y gobernador general de Australia. Alcanzó la cumbre de su prestigio militar gracias al brillante papel que desempeñó en la Segunda Guerra Mundial: contuvo el avance del ejército japonés en Burna (India) y se apoderó de las importantes plazas de Mandalay y Rangún.


William Slim

Funcionario civil al servicio de las fuerzas armadas británicas, tras el estallido de la Primera Guerra Mundial Slim se convirtió en oficial actuando en la famosa batalla de Gallipoli, en la parte europea de los Dardanelos (Turquía) y en Irak. Una vez finalizado el conflicto, permaneció en el ejército británico con destino en la India, donde estuvo prácticamente todo el largo período de entreguerras.

Comandante de una brigada india al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, en el año 1940 Slim participó de manera decisiva en la conquista británica de los territorios italianos en el nordeste de África. Al año siguiente fue puesto al mando de la 10ª División India con la misión de atacar en Irak a todos los partidarios del Gobierno colaboracionista de Vichy (Francia) y de la Alemania de Adolf Hitler. Slim realizó la misión que se le encomendó a la perfección, reprimiendo la rebelión de Rasid Alí ese mismo año. También logró contactar por primera vez con los ejércitos aliados soviéticos en la ocupación que éstos llevaron a cabo en el este de Irán.

Debido a sus exitosas campañas y a su buen hacer como general, William Slim fue puesto al mando del Primer Cuerpo de Burna en marzo del año 1942, con el que se dirigió con celeridad y a marchas forzadas a través de 1.450 kilómetros hasta Burna, situada en la frontera india al nordeste del país, para hacer frente a las ofensivas militares que los japoneses estaban realizando en la zona, con el agravante de contar con un número de efectivos muy inferior a los del enemigo.

Nombrado en octubre del año 1943 comandante en jefe del 14º Ejército de Birmania, Slim desarrolló una original táctica de combate en la selva que le posibilitó ganar posiciones de manera progresiva a los japoneses, campaña que culminó con la total expulsión del ejército nipón en la zona al ganar la sangrienta y larga batalla de Imphal-Kohim en las inmediaciones de Burna, que se desarrolló entre los meses de marzo a julio del año 1944.

La táctica que utilizó Slim no fue otra que la simple pero efectiva "guerra de guerrillas", con la que convirtió a sus hombres en soldados perfectamente adaptados a la selva y sus inconvenientes, preparados para luchar y ganar terreno palmo a palmo al enemigo, huyendo siempre que podía de los enfrentamientos directos. El 14º Ejército de Birmania de Slim, conocido con los sobrenombres de "el olvidado" y "el silencioso", alcanzó una aureola de leyenda y de mito como pocas veces se había conocido en una fuerza militar de combate.

Una vez conseguida la expulsión de los japoneses, Slim pudo tomar sin apenas dificultad las plazas de Mandalay y Rangún, ésta última el 3 de mayo del año 1945. La brillante actuación de William Slim y sus hombres mereció los elogios del mismísimo primer ministro británico, Winston Churchill, poco dado a regalar elogios gratuitos, al mismo tiempo que fue nombrado jefe supremo de todas las fuerzas británicas en el sudeste de Asia. La rendición japonesa, firmada en agosto del año 1945, abortó los planes de Slim de invadir la península malaya.

Tras la guerra, William Slim alcanzó la comandancia del Colegio Imperial de Defensa (1946-1947), puesto que dejó para hacerse cargo de la jefatura del Estado Mayor General Imperial, sustituyendo al mítico mariscal de campo Bernard Law Montgomery. En el año 1949 fue nombrado mariscal de campo. Entre los años 1953 y 1959, Slim estuvo al frente del Gobierno General de Australia. Al año siguiente, la Corona recompensó todos sus servicios ennobleciéndole con el título de vizconde. Antes de morir, Slim dejó escritas sus memorias, publicadas con el título de Defeat into Victory.