Ernst Rüdiger von Starhemberg

(Ernst Rüdiger, príncipe von Starhemberg; Eferding, 1899 - Schruns, 1956) Político austriaco. Realizó estudios superiores en las universidades de Innsbruck y Munich. Participó en la Primera Guerra Mundial, primero en el frente del este contra los rusos y más tarde contra Italia en el frente del Piave. Terminada la contienda tomó parte en el ataque alemán contra la Silesia en 1921, y un año más tarde fue uno de los colaboradores del joven ultranacionalista Adolf Hitler en su intento de golpe de estado realizado desde la capital de Baviera, Munich, el conocido como putsch de la cervecería.


Ernst Rüdiger von Starhemberg

De vuelta a Austria contribuyó a la organización de una milicia paramilitar de corte nacionalista, el Heimwehr. La fuerza y liderazgo que mostró en este cuerpo hizo que progresivamente fuese alcanzando mayores cotas de poder. Así, en 1930 fue nombrado jefe nacional de esa milicia, y en el mismo mes de ese nombramiento, septiembre, recibió la jefatura del ministerio del Interior a pesar de sus tendencias claramente profascistas y de su actitud antiparlamentaria.

Mientras ocupaba el cargo, el Heimwehr, o más bien el Heimatanblock, su rama política, fracasó en el intentó de acreditar su fuerza en unas elecciones, por lo que abandonó el ministerio dos meses después, cuando se formó el nuevo gobierno. Cuando en 1932 Engelbert Dollfuss llegó al cargo de canciller de Austria, propuso a Starhemberg que juntaran sus fuerzas políticas; de esta manera se creó en 1933 el denominado Vaterländische Front ('Frente de la Patria', literalmente 'Frente de la tierra de nuestros padres').

Entre mayo de 1934 y mayo de 1936, en virtud de tal alianza política, fue vicecanciller de Austria. El 25 de julio de 1934, Dollfus fue asesinado y Ernst Rüdiger Starhemberg pasó a ser el máximo dirigente del Frente Patriótico. Con la elección del nuevo canciller, Kurt von Schuschnigg, se convirtió en el segundo hombre más poderoso de Austria, ya que además de vicecanciller era ministro de Seguridad en dicho gobierno. Desde su puesto intentó mantener una política totalitaria de corte fascista pero completamente independiente de la Alemania nacionalsocialista.

Esta situación se mantuvo hasta que, por diferencias con el canciller, fue expulsado del gobierno en mayo de 1936. En marzo de 1938, tras el Anschluss o incorporación de Austria en el Reich alemán, abandonó su país y se asentó en Francia, pero tras la invasión alemana de Francia, ya iniciada la Segunda Guerra Mundial, marchó hacia Inglaterra. Combatió hasta 1942, primero en las fuerzas aéreas británicas y después en las de la Francia Libre. En ese año partió a Argentina, donde escribió un libro titulado Entre Hitler y Mussolini. En 1955 regresó a Austria.