Henry Taube

(Neudorf, Canadá, 1915 - Palo Alto, California, 2005) Químico estadounidense que fue galardonado con el Premio Nobel de Química en 1983 por su trabajo sobre los mecanismos de las reacciones de transferencia electrónica, especialmente en complejos metálicos.


Henry Taube

Henry Taube se licenció por la Universidad de Saskatchewan en 1935. Dos años más tarde finalizó el Master en Ciencias en esa misma universidad bajo la supervisión de J.W.T. Spinks. A continuación ingresó en la Universidad de California en Berkeley, donde realizó su doctorado (1940), dirigido por W.C. Bray. Tras su tesis doctoral permaneció un año como instructor y después se marchó a la Universidad de Cornell, donde trabajó primero como instructor y luego como profesor ayudante.

En 1946 se trasladó a la Universidad de Chicago, donde comenzó como profesor ayudante; después fue profesor asociado y, finalmente, catedrático. También desempeñó el cargo de director del Departamento de Química (1956-59). En 1962 dejó la Universidad de Chicago para ocupar la cátedra de química inorgánica de la Universidad de Stanford. Fue director del Departamento de Química de esta universidad en los periodos 1972-74 y 1978-79, y en 1986 fue nombrado profesor emérito.

En un principio Taube se interesó por la solvatación de los iones metálicos en disolución. Para ello realizó experimentos con isótopos y empleó nuevos métodos de análisis, gracias a los cuales estableció el número de moléculas de disolvente que se unen a los centros metálicos, la geometría que presentan y cómo la naturaleza de los centros metálicos y de los ligandos afectan a la reactividad de los complejos metálicos. Sus resultados tuvieron una gran transcendencia para la química, ya que permitían explicar, en función de la configuración electrónica de los complejos metálicos, el origen de las diferentes velocidades que presentan las reacciones de sustitución de ligandos.

No obstante, fueron sus estudios sobre las reacciones de transferencia electrónica entre centros metálicos los que le proporcionaron mayor celebridad. La reacción de oxidación (o de reducción) de un centro metálico por otro implica la transferencia entre ellos de uno o más electrones. Muchas de estas reacciones son muy rápidas en disolución acuosa, a pesar de la existencia de moléculas de agua u otros ligandos coordinados a los centros metálicos que deberían mantenerlos lo suficientemente separados para impedir que la transferencia electrónica entre ellos pudiera tener lugar directamente.

Taube dedujo que en este tipo de reacciones se forma un intermedio en el que uno de los centros metálicos establece un enlace con un ligando que todavía se encuentra unido al otro centro metálico. Este ligando, que actúa de puente temporal, puede finalmente romper su enlace con el centro metálico al que pertenecía inicialmente y quedar unido al otro centro metálico. Svante Arrhenius y Alfred Werner ya habían estudiado este tipo de reacciones, pero fue Taube quien explicó con detalle su mecanismo en un buen número de casos.

Las repercusiones de su trabajo fueron enormes, ya que las propiedades de este tipo de especies (color, conductividad eléctrica, magnetismo o incluso su actividad catalítica) están íntimamente relacionadas con su capacidad de intercambiar electrones. La comprensión de los mecanismos de transferencia electrónica es fundamental para explicar fenómenos tan importantes como la transmisión de información en los sistemas biológicos, la respiración o las propiedades semiconductoras de algunos compuestos.

Estas y otras grandes aportaciones a la química fueron recogidas en cientos de publicaciones científicas y en el libro titulado Electron Transfer Reactions of Complex lons in Solution (Reacciones de transferencia electrónica de iones complejos en disolución), publicado en 1970. Por todo ello recibió innumerables premios y reconocimientos a lo largo de toda su carrera.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información