Antonio Vico

(Santiago de Chile, 1903 - Madrid, 1972) Actor de cine español. Hijo de actores, nació en suelo chileno por encontrarse sus padres de gira por el país. Desde muy pequeño trabajó en la escena y formó parte de algunas importantes compañías como la de Concha Catalá o Ernesto Vilches. Con trece años intervino en un pequeño papel en la película El doctor Rojo (1917), de Fructuoso Gelabert y Ramón Caralt, y seis años más tarde en la cinta de Ramón de Baños El padre Juanico (1923).

Sin dejar el teatro, medio en el que formó su propia compañía al lado de su mujer, Carmen Carbonell, su participación cinematográfica fue más continuada a partir de la llegada del cine sonoro. Patricio miró a una estrella (1934), de José Luis Sáenz de Heredia, se centra en el encantamiento que sufre un empleado de una tienda al conocer a una estrella de cine. Es una historia sencilla en la que Vico ofrece todo un repertorio de situaciones cómicas. En esta línea continuó en El malvado Carabel (1935), de Edgar Neville, y en el excelente trabajo que ofreció en Los cuatro robinsones (1939), de Eduardo G. Maroto, con escenas solitarias de gran madurez interpretativa.

Sus rasgos cómicos o tragicómicos quedaron patentes en la chispeante El difunto es un vivo (1941), de Ignacio F. Iquino, para, tras interpretar al fray Puerta en Marcelino pan y vino (1954), de Ladislado Vajda, ser aprovechado por el mismo director en uno de los personajes más interesantes de su carrera, el del novillero venido a menos de Mi tío Jacinto (1956), un excelente papel que bordó en cada una de las secuencias, que se van sucediendo en un prodigio de temperamento dramático en el que Antonio/Jacinto sólo piensa en lo que es su máxima ilusión: poder alquilar un traje de torero para intervenir en una función cómica en la plaza.

A lo largo de los años sesenta, el cambio de rumbo de las producciones españolas, le llevó a intervenir en los repartos de diversos spaguetti-westerns, que nada le aportaron a su trayectoria artística dado que tampoco era un actor apropiado para esos papeles. En 1963 recibió un premio del Sindicato Nacional del Espectáculo por su carrera.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información