Bernd Alois Zimmermann

(Bliesheim, 1918 - Colonia, 1970) Compositor alemán. Inicialmente estudió filología y arte en Renania, y luego siguió estudios musicales con Lemacher y Jarnach en Colonia, y con Fortner y Leibowitz en Darmstadt, donde adquirió su método de composición dodecafónica que se observa en su obra Perspektiven (Perspectivas, 1954-1956), para ballet. A partir de 1950 desempeñó una actividad docente en musicología en la universidad, y de composición en la Escuela Superior de Colonia.


Bernd Alois Zimmermann

Su obra, plena de potentes visiones místicas y apocalípticas e influida por los grandes maestros innovadores de su tiempo (Arnold Schönberg, Bela Bartok, Igor Stravinski y, sobre todo, Anton von Webern y Mauricio Kagel), está caracterizada por el "método pluralista", que consiste en un "collage" en el que se mezcla la simultaneidad temporal, la estructura musical y el concepto musical; así, en una de sus obras más famosas, Réquiem por un joven poeta (1967-1969), se puede oír un fragmento de Hey Jude de The Beatles, la Novena sinfonía de Beethoven, un discurso de Hitler y muchos otros fragmentos y voces diferentes.

En ocasiones fue expresionista (Sinfonía en un movimiento, 1947-1953), mientras que en otras fue surrealista (en la ópera vanguardista Los soldados). Además, se sintió fuertemente atraído por el ballet contemporáneo: Alagoana (1940-1950), Caprichos brasileiros, Presencia (1961) y Música para las cenas del rey Ubu (1966). Enamorado del violoncelo, aportó diversas obras de gran virtuosismo para este instrumento: Concerto (1957 y 1965), Sonata (1960) y Estudios (1970).

Escribió más de setenta partituras para el teatro: El marqués de Sade, Till el travieso, Judith de Giraudoux, etc. También es autor de numerosos "hörspiele" (manuscritos para obras radiofónicas) y se dejó influir por las jazz-band de Nueva Orleans, como en Die Befristeten (1967). También experimentó en el campo de la música electrónica en Tratto (1966). Depresivo e incomprendido, expresó en Réquiem por un joven poeta la desesperación cósmica.

Humanista cristiano, se manifestó durante toda su vida contra las atrocidades de un mundo moderno violento y sin concesiones. Homenajeó a Stravinski en Concierto para oboe (1952), a Claude Debussy en Diálogo para dos pianos y orquesta (1960), a Girolamo Frescobaldi en Cinque capricci (1962), además de dejar una treintena de artículos referentes a Mozart, al impresionismo, a los jóvenes compositores de los años cincuenta, al jazz, a nuevos aspectos de la ópera, al futuro del ballet, a la música electrónica... Cuando se suicidó estaba escribiendo una obra musical eclesiástica inspirada en Los hermanos Karamazov de Dostoievski y en la Biblia de Lutero: Me retiré y valoré toda la opresión que se practica bajo el sol. Entre sus otras obras cabe citar también Antiphonen, Canto di speranza, Ekklesiastische aktion, Enchiridion áT y Photoptosis.