Charles Chaplin

 
Tiempos modernos. Chaplin se adentró en el sonoro con la habilidad del gesto propia del cine mudo, aprovechando el sonido para complementar la idea y el momento, además de la metáfora para redondear la imagen. Si con anterioridad ya mostró su postura frente al mundo, a los acontecimientos que se suceden sin descanso, con Tiempos modernos (1935) alcanzó la cumbre de su crítica contra la inclusión de la máquina en la sociedad, herramienta que acaba con la pocas virtudes que quedaban en la convivencia de los hombres, sometiéndolos a la tiranía del esfuerzo encadenado a la productividad. En la foto, Charlot en un fotograma de la película, antes de ser deglutido por la máquina.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información