Charles Chaplin

 
El gran dictador. Es una una crítica al totalitarismo representado por Hitler y Mussolini (a los que vemos parodiados en la imagen), que todavía le encumbró más en su carrera: la Academia le concedió cinco nominaciones al Oscar. Chaplin demostró su genialidad en una de las películas más recordadas de la historia del cine, un auténtico monumento a la creatividad basada en la riqueza del gag visual. Los parlamentos que ya se escucharon en estas películas tendieron más a reforzar el trabajo de imagen que a señalar la eficacia de un diálogo que, en muchos momentos, pasó desapercibido.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información