Adam Smith

 
Un hombre bondadoso. Tras una sonrisa, que fue definida como de «inefable benignidad», se escondía un hombre de rostro poco agraciado, nariz aquilina y pesados párpados. Increíblemente despistado, era reconocido por una peculiar forma de andar y un hablar atropellado cuando el tema le apasionaba. No se casó nunca y dedicó su vida entera a su obra y a su madre. Según se deduce de sus ideas, tanto filosóficas como económicas, parece haber sido un hombre fundamentalmente optimista y lleno de esperanza, a la vez que realista, práctico y al mismo tiempo capaz de especular, respetuoso con el pasado pero volcado sobre todo en el presente que vivía. En la imagen, Adam Smith en un grabado de 1790.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información