Adam Smith

 
Su tumba en Edimburgo. Adam Smith fue un entusiasta defensor del laissez faire. Defendió la idea de que el Estado debía intervenir lo menos posible en la vida económica, pues consideraba que la libre competencia era el factor que aportaba la armonía natural a la vida social y económica. Estas ideas le convirtieron en el precedente de los teóricos del liberalismo de los siglos XIX y XX y de los pensadores neoliberales que gozaron de tanto prestigio en los años ochenta y noventa del siglo XX y que inspiraron los programas económicos de jefes de gobierno como Margaret Thatcher, Ronald Reagan o George Bush, y de diversos mandatarios en Asia y América Latina. Más de dos siglos después de su muerte, el ideario de Adam Smith sigue siendo motivo de polémicas.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información