Gabriel García Márquez

Memorias de mis putas tristes

En estas Memorias de mis putas tristes (2004), Gabriel García Márquez cuenta la historia de un longevo periodista que, al cumplir 90 años, decide celebrar su aniversario con una niña virgen de 14 años. Para obtenerla recurre a su antigua conocida, Rosa Cabarcas, dueña de un prostíbulo que frecuentó durante muchos años. A los pocos días consigue a la muchacha; en el primer encuentro, Delgadina es sedada por la matrona, para que pierda el miedo. El anciano la encuentra dormida y se dedica a contemplarla.


Fotograma del filme Memorias de mis putas tristes (2012), basado en la novela de García Márquez

La peculiar relación se prolonga durante un año y hará que el anciano recuerde su pasado: la carrera de periodista, el amor a la música, los libros preferidos y el gusto por la putería. También, como todo enamorado, el protagonista incrementará su actividad para halagarla; con esas reminiscencias, motivaciones y un nuevo cariño, que darán sentido al final de su existencia, podrá enfrentar lo inevitable.

La obra aborda, pues, el singular amor de un viejo por una adolescente. Aunque obviamente a partir de cierta edad el vigor se agota, el protagonista advierte que queda la emoción en el corazón: el anciano busca tener una relación, y al hacerlo se da cuenta de que el amor no pasa, como muchos hombres creen, únicamente por el coito, sino que puede darse también a través de la caricia, la contemplación y el silencio.

La nueva forma de amor permite admirar en el terreno de la imaginación la belleza irresistible del otro, es decir, la magnificencia de la vida misma. Dice el longevo periodista: "Aquella noche, descubrí el placer inverosímil de contemplar el cuerpo de una mujer dormida sin los apremios del deseo o los estorbos del pudor". La fascinación por la querida conmueve al hombre mayor, lo llena de fantasías y le permite ocultar el temor a la muerte, así como enfrentar la decrepitud.

La historia recuerda, por su brevedad y lo intenso de la trama, a El coronel no tiene quien le escriba. De carácter realista, el alejamiento del realismo mágico es total. El resultado es una narración directa, íntima y, por supuesto, triste.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información