Antonio Alcalá Galiano

(Cádiz, 1789 - Madrid, 1865) Político y escritor español. Estudió en la Escuela de Cadetes de las Reales Guardias, pero ya en 1812 abandonó la carrera militar para dedicarse a la política, en la que destacaría como diplomático y orador. Desempeñó un papel de relieve en el pronunciamiento de Rafael del Riego en Cabezas de San Juan (1820) y en el subsiguiente Trienio Constitucional (1820-1823): avanzado representante del liberalismo, fue elegido diputado (1822) y presidió, durante la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis, la sesión de Cortes en que se propuso incapacitar a Fernando VII.


Antonio Alcalá Galiano

La posterior reacción absolutista le supuso la confiscación de bienes, dos condenas a muerte y el exilio a Inglaterra, donde fue el primer catedrático de castellano del King's College de Londres y publicó ensayos sobre literatura y artículos de sociología y política. De nuevo en España a la muerte de Fernando VII, fue elegido diputado y, tras su paso al grupo moderado, ministro de Marina en 1836, en el Gobierno de Francisco Javier de Istúriz. La rebelión de la Granja y la persecución de los liberales lo obligó a expatriarse de nuevo a Inglaterra. Volvió a España en 1837, pero salió de nuevo en 1841.

Establecido definitivamente en el país y claro defensor de una línea moderada, fue ministro de Fomento en el Gobierno de Ramón María Narváez (1864-1865). En 1865, la destitución de Emilio Castelar de la cátedra de Historia de España, ordenada por Alcalá Galiano tras la publicación del artículo “El Rasgo” en el periódico La Democracia, supuso el final de su carrera política. Al cese del rector de la Universidad Central de Madrid, Pérez Montalbán, siguió la revuelta estudiantil del 10 de abril de 1865, sofocada por el ministro de Gobernación, Luis González Bravo, en la conocida como noche de San Daniel. Alcalá Galiano murió a las pocas horas de un ataque de apoplejía, en pleno Consejo de Ministros.

Antonio Alcalá Galiano dejó escritos políticos, literarios y autobiográficos, entre los que destacan Recuerdos de un anciano (1878) y Memorias (1886), obras fundamentales para el conocimiento político y social de la primera mitad del siglo XIX. No menos importante es su prólogo a El moro expósito (1834) del duque de Rivas, considerado el primer manifiesto del romanticismo español.

Cómo citar este artículo:
Fernández, Tomás y Tamaro, Elena. «». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Barcelona, España, 2004. Disponible en [fecha de acceso: ].

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información