Mateo Alemán

(Sevilla, 1547 - México, 1615) Novelista español. Descendiente de judíos conversos, estudió en Sevilla, Salamanca y Alcalá de Henares. Llevó una vida llena de dificultades y estuvo preso por deudas en la misma cárcel donde Cervantes escribió El Quijote, aproximadamente en las mismas fechas. Se le recuerda principalmente como autor de Guzmán de Alfarache (1599 y 1604), novela que, junto con el Lazarillo de Tormes (1554), dio forma definitiva al género picaresco.


Mateo Alemán

De origen hebreo por parte de madre y de padre, que era médico de la Cárcel Real de Sevilla, Mateo Alemán recibió una cuidada educación. Después de haber asistido probablemente a la academia de Juan de Mal Lara, se graduó de bachiller en artes y filosofía y se matriculó en el primer curso de medicina en la Universidad de Sevilla, continuando luego estos mismos estudios en las Universidades de Salamanca y Alcalá. Aunque usó a veces el título de doctor, no ejerció nunca tal profesión.

En 1569 se vio forzado a casarse en Sevilla con doña Catalina de Espinosa, al no poder devolver una cierta suma que el tutor de ella le había adelantado sagazmente. Dos años antes había entrado en la Cofradía llamada vulgarmente del Silencio, cuyas reglas compilaría años después. En 1581 era encargado en Sevilla del Consejo de Hacienda de Su Majestad. Según el testimonio de un amigo suyo, el alférez Valdés, debió de ser nombrado poco tiempo después recaudador suplente, lo cual está en contradicción con el hecho de que hasta 1582 residió en Sevilla, donde dos años antes había sido encarcelado por deudas. En esta época obtuvo los certificados necesarios para pasar a las Indias; se quedó, sin embargo, en España, viviendo de 1586 a 1601 en Madrid, donde desempeñó su modesto oficio de contador de resultas.

En 1599 publicó la primera parte del Guzmán de Alfarache, que alcanzó una difusión casi sin paralelo en la época. Las veintitrés ediciones que se hicieron de esta obra en seis años, éxito editorial sólo superado por Miguel de Cervantes con su Don Quijote de la Mancha (1605), no contribuyeron, sin embargo, a que el autor se librara de las estrecheces económicas en que se debatía. Después de La vida de Lazarillo de Tormes (1554), de autor anónimo, el libro de Mateo Alemán constituye la cumbre de la novela picaresca, género caracterizado por el realismo en la descripción de ambientes y personajes, casi siempre de baja extracción social y animados por pasiones e intereses de escasa elevación moral.

Vuelto a Sevilla en 1601, vivió separado de su mujer, mantuvo relaciones ilícitas con Francisca Calderón y fue encarcelado de nuevo por deudas; en 1604 publicó una biografía del santo medieval Antonio de Padua, escrita en cumplimiento de un voto. El mismo año, en Lisboa, adonde Mateo Alemán había ido para incrementar la venta de este último libro, apareció la segunda parte del Guzmán de Alfarache, en la que, desdoblado en dos personajes, presenta al probable autor de la segunda parte apócrifa, impresa en Valencia en 1602.

En 1608 se trasladó a México bajo la protección y al servicio del arzobispo Francisco García Guerra, quien regiría después, aunque por poco tiempo, el virreinato. Establecido en México con doña Francisca Calderón y con todos sus hijos, publicó en 1609 su Ortografía castellana, en la que propuso reformas en la línea de Antonio de Nebrija, y en 1613 los Sucesos de don Fray García Guerra, arzobispo de México, una apología del breve gobierno de su protector acompañada de la oración fúnebre que había escrito a su muerte.

Cómo citar este artículo:
Fernández, Tomás y Tamaro, Elena. «». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Barcelona, España, 2004. Disponible en [fecha de acceso: ].

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información