Lucrecia Bori

(Lucrecia Borja González de Riancho; Valencia, 1888 - Nueva York, 1960) Soprano española. Dotada de una voz cristalina, intuitiva y de timbre seductor, que transmitía gran emoción poética a sus interpretaciones, también destacó por su encanto personal.


Lucrecia Bori

Desde muy niña vivió sólo para la música; se subió por primera vez a un escenario con tan sólo seis años y enseguida empezó a estudiar canto en el Conservatorio de Valencia. Tuvo la fortuna de aprender con excelentes profesores, así como de viajar a Milán, centro mundial de la ópera, y familiarizarse muy pronto con su futura profesión. Antes de cumplir los veinte años ya había debutado con el personaje de Micaela en Carmen, de Georges Bizet, y había logrado un contrato por tierras italianas. También intervino de forma brillante en La Bohème que en 1909 se estrenó en Génova y en la Madame Butterfly representada en Nápoles.

En el Teatro Châtelet de París cantó junto al gran Enrico Caruso Manon Lescaut, de Giacomo Puccini, ante la presencia del propio compositor. La misma obra, de nuevo junto al tenor italiano, le sirvió dos años más tarde (en 1912) para presentarse en el Metropolitan Opera House de Nueva York; a esta primera comparecencia le siguieron muchas otras a lo largo de veinticuatro años.

Antes de embarcarse hacia América, Lucrecia Bori había culminado su etapa europea cantando en la Scala de Milán, durante tres temporadas consecutivas y obteniendo el reconocimiento de su entendido público, las óperas El matrimonio secreto, de Domenico Cimarosa; El caballero de la rosa, de Richard Strauss; la célebre opera de Charles Gounod inspirada en el Romeo y Julieta de Shakespeare; y, finalmente, un Falstaff conmemorativo del centenario del nacimiento de Verdi, en que fue elegida por el director Arturo Toscanini.

En el escenario neoyorquino del Metropolitan mostró su madurez como soprano, al mismo tiempo que construyó una sólida carrera. Destacaban dentro de su repertorio La vida breve, Mignon, Pelleas y Melisande, Fausto, La Bohème y Manon. La intensa actividad de aquellos años le permitió retirarse en plenitud de éxitos sin por ello ver mermada su popularidad. Su última actuación tuvo lugar en marzo de 1936, cita a la que acudieron numerosos compañeros de profesión. Con la retirada recobró su verdadero apellido, Borja, y fundó la sociedad Amigos del Metropolitan Opera House. Lucrecia Bori siguió ligada a la institución hasta su muerte, debida a un derrame cerebral, en 1960.