Carlos IV el Hermoso

(Carlos IV el Hermoso, I de Navarra; Clermont, 1294-Vincennes, 1328) Rey de Francia y, como Carlos I, de Navarra (1322-1328). Sucedió en el trono a su hermano Felipe V, que no había tenido hijos varones. Intentó afianzar el poder real frente a la nobleza, para lo cual recuperó ciertos territorios. Saneó la hacienda y la administración y al no sobrevivirle hijos varones se aplicó la Ley Sálica, lo que motivó la entronización de los Valois en Francia.