Alonso de Castillo Solórzano

(Tordesillas, 1584 - Zaragoza o Roma, hacia 1648) Escritor español. Fue poeta (Donaires del Parnaso, 1624-1625) y autor teatral, seguidor de Lope de Vega; sin embargo, la narrativa es lo más importante de su obra. Sus novelas cortas delatan la influencia de Cervantes (Tardes entretenidas, 1625; Noches de placer, 1631) y las largas pertenecen al género picaresco (La garduña de Sevilla y anzuelo de las bolsas, 1642). Escribió también vidas de santos y relatos de tipo histórico.


Primera edición de La niña de los embustes (1632), de Alonso de Castillo Solórzano

Tras el fallecimiento de su padre en 1597, el joven Alonso de Castillo Solórzano, que contaba entonces trece años de edad, hubo de abandonar sus estudios e ingresar en el servicio del marqués de Villar. Años después se estableció en Madrid, como gentilhombre del conde de Benavente; en la capital se relacionó con literatos como Francisco de Medrano y venció con un romance en un certamen poético convocado con motivo de la canonización de San Isidro Labrador (1622), aunque se le retiró el premio por haber concurrido con pseudónimo. Ofició luego como maestresala del marqués de los Vélez y, acompañando a la familia en los sucesivos destinos del marqués, residió en Valencia, Zaragoza y Roma, entre otras ciudades; en su etapa aragonesa se forjó su amistad con la novelista María de Zayas y Sotomayor, a la que dedicó unas décimas y un soneto.

Aunque también produjo versos satíricos y jocosos, y obras teatrales notorias que siguen muy de cerca la estela de Lope de Vega (una de ellas, El marqués de Cigarral, fue traducida y divulgada por Paul Scarron), Alonso de Castillo Solórzano cultivó principalmente la novela dentro de los géneros cortesano y picaresco. Muy influido por la escuela italiana, escribió numerosos relatos breves de tipo cortesano al modo de las Novelas ejemplares de Miguel de Cervantes, relatos que serían reunidos en volúmenes como Tardes entretenidas (1625), Jornadas alegres (1626), Tiempo de regocijo y carnestolendas en Madrid (1627) y Noches de placer (1631).

En sus novelas extensas de tipo picaresco se inclinó por desarrollar en un escenario urbano la acción, cuyo eje central es casi siempre un protagonista femenino; sus novelas picarescas, sin embargo, carecen de la aguda intención satírica que caracteriza al género. Sus títulos más logrados son Las harpías en Madrid (1631), La niña de los embustes Teresa de Manzanares (1632) y Las aventuras del bachiller Trapaza (1637), novela que continúa en La garduña de Sevilla y anzuelo de las bolsas (1642), su obra más conocida.

Cómo citar este artículo:
Fernández, Tomás y Tamaro, Elena. «». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Barcelona, España, 2004. Disponible en [fecha de acceso: ].

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información