Nacho Duato

(Juan Ignacio Duato; Valencia, 1957) Bailarín y coreógrafo español. Formado primeramente en España y luego en prestigiosos centros extranjeros, en 1979 ingresó en el Ballet Nacional español, dirigido a la sazón por Víctor Ullate, y dos años más tarde entró a formar parte del Teatro Nacional de La Haya. En 1983 realizó su primer ballet, Jardí tancat, con música de María del Mar Bonet. Ha trabajado con Maurice Béjart, Alvin Ailey y Jirí Kylian. De 1990 a 2010 fue director artístico y de coreografía del ballet del Teatro Lírico Nacional, actualmente Compañía Nacional de Danza. Como coreógrafo cabe citar sus trabajos Remansos, estrenada en Nueva York por el American Ballet (1997) y Romeo y Julieta (1998).


Nacho Duato

Estudió en el Colegio del Pilar de su ciudad natal, para más tarde ingresar en una academia donde finalizó el bachillerato. En Valencia también estudió en el Conservatorio, formó parte de la Coral de Pequeños Cantores y trabajó en un grupo de teatro. A los 17 años se trasladó a Madrid, donde tomó clases de expresión corporal con el británico Arnold Tamburelli. Intervino en espectáculos musicales, entre ellos Godspell y Hair, y en la obra de Antonio Gala Por qué corres, Ulises, donde protagonizó, junto a Victoria Vera, el primer desnudo frontal en un escenario.

Después viajó a Londres, donde estudió mimo y comenzó sus estudios como bailarín en la Rambert School. Prosiguió su formación en la Mudra School de Maurice Béjart (Bruselas) y en The Alvin Ailey American Dance Centre de Nueva York. De regreso a Europa, tras unos pocos meses en el Ballet Nacional español, fue contratado en 1980 por el Cullberg Ballet de Estocolmo (Suecia). Un año después ingresó en el Nederlands Dans Theater (Países Bajos), donde diseñó sus primeras coreografías y debutó en 1983 con Jardí tancat. En 1988 fue nombrado coreógrafo estable de la compañía.

En 1990 sustituyó a Maya Plisetskaia en la dirección de la Compañía Nacional de Danza, tras haber rechazado ofertas similares de la Ópera de Berlín, el Teatro de Basilea, el London Contemporary Theatre o la Ópera de Viena. Duato desarrolló una intensa actividad creativa en esta institución, a la que imprimió un giro vanguardista. En sus tres primeros años al frente de la compañía estrenó diecinueve ballets, seis de ellos creados por él, y logró un gran éxito con Baila España (1990). Sus innovaciones las plasmó en un espectáculo experimental, Empty (1991), una especie de collage musical. Otros de sus espectáculos destacados fueron Ressemblement (1991), Mediterrània (1992) y Cero sobre cero (1995). En diciembre de 1996 se despidió como bailarín en el Teatro de la Zarzuela de Madrid con la interpretación de Por vos muero, un montaje suyo con música española de los siglos XV y XVI que obtuvo el Premio de las Artes Escénicas a la mejor dirección coreográfica en 1998.

Nacho Duato se centró a partir de entonces en la dirección artística, con obras como Self (1997), creada para la Compañía Nacional de Danza. En 1998 dirigió una nueva versión del ballet Romeo y Julieta de Serguéi Prokófiev (basado en el Romeo y Julieta de Shakespeare) que mereció el Premio Max a la mejor dirección de escena en 1999. Otras de sus reconocidas creaciones fueron Multiplicidad (1999), en la que reconstruyó la vida y obra de Johann Sebastian Bach, y Blanca oscuridad (2001), en el Teatro de la Zarzuela, en la que expuso su visión sobre el problema de las drogas. Realizó asimismo espectáculos homenaje como Gaviotas y dragones (1998), dedicado a la cantante Maria del Mar Bonet, o el montaje Ofrenda de sombras (2000), en homenaje a Diego Velázquez.

En octubre de 1999 creó la Compañía Nacional de Danza II con jóvenes bailarines formados como cantera para la compañía adulta. Con ella presentó en Barcelona, en 2002, tres piezas de su creación: Duende, Sinfonía india y Na Floresta. Tras siete años sin actuar en el Teatro Real, en 2007 volvió a subirse a este escenario para interpretar Alas, una coreografía creada junto al director esloveno Tomaz Pandur, en la que da vida a un ángel seducido por la condición humana. En 2009 aceptó continuar al frente de la Compañía Nacional de Danza hasta el 31 de julio de 2010, fecha en la que cumplía 20 años al frente de la misma. Poco antes anunció en Moscú que a partir de enero de 2011 asumiría la dirección artística del ballet del teatro Mijáilovski de San Petersburgo.

Su labor como bailarín y coreógrafo le ha valido numerosos galardones, entre ellos el Premio Nacional de Danza (2003) y la Medalla de Oro a las Bellas Artes (1998). Posee además el VSCD Gouden Dansprijs (Premio de Oro de la Danza, 1987) y el Premio Benois de la Danse de la Ópera de Stutgart (2000). Dedicado también ocasionalmente al cine, en 1992 protagonizó un documental de Pilar Miró y en 1994 debutó en el corto El bosque de los espejos, donde encarnó a un caballero medieval. Desde entonces actuó en títulos como Puro veneno (1996), de Xavier Ribera; Piedras (2002), donde encarna al podólogo que cura los males de la actriz Ángela Molina; y en El forastero (2002), de Federico García Hurtado, donde interpreta a un extraterrestre. Ha intervenido asimismo en dos series de televisión: La virtud del asesino (1997) y El secreto de la porcelana (1999).