Felipe VI de Francia

(Fontainebleau, 1293 - Nogent-le-Roi, 1350) Rey de Francia (1328-1350). Fue el primer monarca de la dinastía de Valois. Reconoció a Juana II de Francia, hija de Luis X, el dominio sobre Navarra a cambio de su renuncia a Champaña. Comenzó la guerra de los Cien Años, en la que fue derrotado y no pudo impedir la toma de Calais (1347). En 1341 ordenó la recaudación del impuesto sobre la sal, la gabela, que se hizo rápidamente muy impopular. Adquirió el Delfinado (1343) y Montpellier (comprada al rey de Mallorca en 1349).


Felipe VI de Francia

Era hijo de Carlos de Valois y, por tanto, sobrino por línea paterna de Felipe IV de Francia el Hermoso y nieto de Felipe III de Francia el Atrevido. A la muerte de su primo Carlos IV (febrero de 1328), el futuro Felipe VI fue nombrado regente, pues el monarca recién fallecido había dejado a su esposa encinta; cuando poco después ésta dio a luz una hija, Felipe, de acuerdo con la ley sálica, fue proclamado rey.

Los navarros se negaron a acatar la soberanía de Felipe VI y eligieron por monarcas a Juana II, hija de Luis X, y a su esposo Felipe de Évreux, que reinó como Felipe III de Navarra. En cambio, Felipe VI fue reconocido, en un primer momento, por Eduardo III de Inglaterra, que le prestó homenaje por los feudos de Guyena y Ponthieu (agosto de 1329).

En 1337, aprovechando unos incidentes acaecidos en Guyena, Felipe VI de Francia decretó la reversión a la corona francesa de ese dominio del monarca inglés, a lo que éste respondió reclamando el trono francés, como pariente más próximo de Carlos IV, del que era sobrino por línea materna. La hostilidad entre Francia e Inglaterra desembocó pronto en un largo y agotador conflicto armado: la guerra de los Cien Años.

Los ingleses desembarcaron en Saint-Vaast-la-Hougue (julio de 1346), se adueñaron de Normandía, derrotaron a Felipe VI y a sus caballeros en Crécy (26 de agosto de 1346) y tomaron Calais (3 de agosto de 1347). Poco después, la peste negra impuso nuevas treguas, que serían respetadas hasta 1354, reinando ya Juan II el Bueno, hijo y sucesor de Felipe VI.

Más que un rey, el primer Valois fue un caballero feudal coronado; amante de fiestas y torneos, hubo de aumentar los impuestos y alterar el valor de la moneda para atender a los cuantiosos gastos; no supo ver que su divisa Vivre noblement le conduciría al fracaso, y creyó que su pesada caballería podría contener a la ágil infantería inglesa.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información