Rita Hayworth

(Margarita Cansino; Nueva York, 1918 - id., 1975) Actriz estadounidense. Hija del bailarín español Eduardo Cansino, se inició en el mundo de la danza, y a partir de 1935 empezó a desempeñarse como actriz en papeles secundarios; en 1941 llegó a ser pareja de Fred Astaire. Sus primeras películas como protagonista en Hollywood fueron Sangre y arena (1941) y Los modelos (1944).

No obstante, su fama como mito erótico no empezó a gestarse hasta su actuación en Gilda (1946), de Charles Vidor, donde recibía una famosa bofetada del coprotagonista, Glenn Ford. Rita Hayworth encarnaba el personaje del título, Gilda, la atractiva esposa del propietario de un casino que contrata como crupier a un antiguo jugador (Glenn Ford), lo que da lugar a un triángulo pasional de alto voltaje.


Rita Hayworth en Gilda (1946)

Pero lo que convirtió a la película en uno de los grandes momentos del séptimo arte fue la deslumbrante presencia de Rita Hayworth, convertida desde entonces en una auténtica sex-symbol para toda una generación. Su desenfadada y picante interpretación del tema Put the Blame on Mame causó estragos en un público poco acostumbrado a esos despliegues de erotismo. Tan explosiva era la presencia de Rita Hayworth que una bomba atómica lanzada sobre Bikini, el atolón de las islas Marshall, fue bautizada con el nombre de la reina de las femmes fatales.

Rita Hayworth repitió pareja de reparto en La dama de Trinidad (1952), otro filme policíaco en el que se consolidó como una buena actriz dramática. Mención especial merece La dama de Shangai (1948), obra maestra de Orson Welles, con quien estaba casada por aquel entonces. Esta película, en la que hacía de malvada perversa en el que es probablemente el papel más logrado de su carrera, ha sido señalada como el inicio de su declive como estrella de Hollywood.

A pesar de ello, en los años cincuenta interpretó todavía algunos papeles destacados en Salomé (1953), La bella del Pacífico (1953), Pal Joey (1957) y Mesas separadas (1958), junto a Burt Lancaster y David Niven. Los últimos años de su vida estuvieron marcados por la degradación física y psicológica provocada por la enfermedad de Alzheimer.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información