Hayato Ikeda

(Hiroshima, 1899 - Tokio, 1965) Político japonés. Primer ministro de Japón desde junio de 1960 a octubre de 1964, fue uno de los principales artífices de la espectacular recuperación económica del Japón tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial. Ha llegado a ser conocido como el padre del milagro económico japonés.

Nació en el seno de una acaudalada familia de comerciantes de la ciudad de Hiroshima. En 1925 obtuvo las licenciaturas en Derecho y Ciencias Económicas por la Universidad Imperial de Tokio. Ese mismo año obtuvo una plaza de funcionario en al Oficina de Impuestos de las Prefecturas en el ministerio de Hacienda. Hasta la finalización de la Segunda Guerra Mundial tuvo una vida de burócrata en la administración japonesa. Poco a poco fue ascendiendo hasta llegar en 1947 al puesto de viceministro de finanzas.


Hayato Ikeda

Una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial inició su carrera política en las filas del Partido Liberal-Democrático (Minshu Jiguto). En las elecciones de enero de 1949 fue elegido representante de la prefectura de Hiroshima en la Dieta. Ocupó la cartera de Hacienda entre 1949 y 1953 en el gobierno presidido por Shigeru Yoshida. Desde 1952 compaginó dicho cargo con la dirección del ministerio de Comercio Exterior e Industria.

Desde estos puestos contribuyó de forma notable en el crecimiento de la economía de Japón después de la Segunda Guerra Mundial. Utilizó sus profundos conocimientos sobre el funcionamiento de la economía para hacer salir al país de la difícil situación que se encontraba durante la postguerra. Consiguió frenar y reducir la enorme inflación causada por la fuerte política deflacionista recomendada por Joseph Dodge, un banquero de Detroit mandado por el gobierno estadounidense para que estudiase la situación económica de Japón.

Junto al futuro primer ministro Eisaku Sato fue el líder de la escuela política conservadora conocida como Escuela Yoshida. Los intentos de Ikeda de lograr una economía equilibrada sufrieron un fuerte impulso en 1950 a raíz del estallido de la Guerra de Corea, gracias a los numerosos contratos militares que recibió al industria japonesa. En 1951 fue miembro de la delegación que representó a Japón en la Conferencia de Paz de San Francisco. Junto a Yoshida jugó un importante papel en las negociaciones de paz de la ONU.

Se vio obligado a dimitir en 1953 a causa de unas polémicas declaraciones sobre la actuación de ciertos compañeros suyos de gobierno. Poco después el primer ministro le envió a Washington como representante personal suyo para tratar con el departamento de Estado de la presencia de las tropas estadounidenses en Japón.

Hizo saber a las autoridades norteamericanas la necesidad de aumentar el número de miembros de las Fuerzas de Autodefensa Japonesas, con el fin de reducir la presencia de militares del ejército de Estados Unidos en el archipiélago. Nuevamente volvió a ocupar la cartera de Hacienda entre 1956 y 1957 en el gabinete presidido por Sato. En 1959 fue nombrado ministro de Comercio de Industria, cargo que abandonó en julio de 1960 para sustituir al dimisionario Nobusuke Kishi como primer ministro después de la agitación popular antiamericana que se produjo en junio de ese mismo año tras la extensión por parte del primer ministro del tratado de seguridad entre Estados Unidos y Japón.

Como primer paso Ikeda fue designado presidente del Partido Liberal-Democrático y posteriormente primer ministro. Trató de poner fin a las tensiones políticas internas que sufría el país y luchó por conseguir unificar tras un mismo objetivo a toda la población. Recomendó magnanimidad y paciencia para resolver los problemas políticos y sociales. Logró formar el gobierno mas fuerte y estable de la posguerra, en el que estaban representados prácticamente todos los partidos políticos de importancia nacional. A pesar de ello no logró que fuera aprobado el proyecto de ley que castigaba la actividad política violenta. Llevó a cabo una política exterior menos comprometida que su antecesor. Declaró la neutralidad del país, como pacifista pragmático que era, y declaró que según él los japoneses solo deseaban la paz y deseaban comprar a todos y que todos compren productos japoneses.

Realizó numerosos viajes por países del sur y del sureste de Asia, promocionando en ellos la economía del Japón, y a los que para ganarse su favor comenzó a prestar asistencia técnica. Creía que el comercio podía desligarse perfectamente de la política; de esta forma propugnó la apertura de relaciones comerciales con la China de Mao. Estaba convencido que la economía del mundo libre se apoyaba en tres pilares: Estados Unidos, Europa Occidental y Japón. Presentó un plan económico que incluía entres sus objetivo el lograr doblar la renta nacional per cápita. Esto le hizo valerse el apelativo popular de Míster Boom. Trataba de conseguir sus objetivos con el aumento del gasto público, la reducción de impuestos y el establecimiento de tipos de interior bajos.

En 1961 viajó a Washington, donde se entrevistó con el presidente John F. Kennedy. Ambos líderes políticos acordaron la celebración de conferencias anuales que trataran las relaciones económicas entre los dos países. En 1963 afianzó más su postura pacifista al unirse al Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares y al iniciar las conversaciones con Corea para establecer relaciones diplomáticas. El éxito de su partido gracias a su política en las elecciones municipales de abril de 1963, le llevó a convocar elecciones generales para el 21 de noviembre. Su partido obtuvo la mayoría absoluta en las elecciones con un 55% de los votos, lo que supuso la obtención de 283 escaños sobre 467. A comienzos del 1964 fue confirmado como líder del Partido Liberal-Democrático, lo que aprovechó para reorganizar su gobierno y colocar al frente de los principales ministerios a gente cercana a él.

El 9 de septiembre de 1964 ingresó en el Centro Nacional de Cáncer de Tokio para ser tratado de una afección. Presentó su dimisión en noviembre de 1964 por causa de un cáncer de garganta que sería el que le causaría al muerte un año más tarde. Fue sustituido al frente del gobierno por Eisaku Sato, quien conservó a todos los ministros del gobierno de Ikeda en sus puestos. Murió tras una operación que le realizaron para extraerle un tumor en la garganta.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información