Thomas H. Ince

(Thomas Harper Ince; Newport, 1882 - Hollywood, 1924) Productor, director y guionista de cine estadounidense. Nacido en el seno de una familia de actores, su infancia y juventud transcurrieron inmersas en el mundo de la interpretación, en todo tipo de espectáculos.

Este aprendizaje sería muy importante para él, dado que le permitiría conocer a fondo los entresijos del mundo de la farándula. En 1906 empezó a vincularse con la industria del cine. Tras conocer casualmente al actor William S. Hart, tuvo después ocasión de tomar contacto con D. W. Griffith en la productora Biograph, en donde Ince pasó a coordinar el trabajo de los directores que trabajaban en los estudios.


Thomas H. Ince

Los enfrentamientos entre el trust comandado por Edison (la Motion Pictures Patent Company) y los independientes afectó personalmente a Ince, quien durante unos años pasó por la Universal y después por la Bison 101. Cuando los enfrentamientos se agudizaron, Ince propuso a los propietarios de la Bison 101 marcharse a California e instalar en aquellas tierras su estudio, lejos de las presiones del trust.

A partir de 1911 el estudio desarrolló una intensa actividad, en la que Ince marcó un estilo de trabajo muy férreo con el fin de que los costes económicos no se disparasen. Esta fue una de las facetas más destacadas en el trabajo de Thomas Ince, pues hasta la fecha la improvisación era una tónica bastante generalizada y muy pocas productoras sabían qué dinero manejaban en la producción hasta que tenían finalizada la película o películas.

Ince decidió buscar una solución con el fin de controlar más sus producciones. Abandonó la Bison 101 y fundó con Adam Kessel, uno de los propietarios de la firma, la Kay-Bee, aunque después también participó con Griffith, Mack Sennett y Harry E. Aitken, propietario de la Mutual, en la fundación de la Triangle. Desde la Kay-Bee (los estudios pasarían a conocerse como Inceville) se propuso afrontar dos líneas de producción: una volcada en el cine de consumo y la otra en historias más sociales. En el caso de la primera, aprovechó su amistad con William S. Hart para producir westerns sin descanso, uno de los productos más rentables de la empresa; para un cine más cuidado contrató a algunas estrellas como Mildred Harris y William Desmond.

Thomas Ince supervisaba todos los guiones y planes de producción; no dejaba nada al azar. Esta actitud empresarial le convirtió en uno de los productores claves de las dos primeras décadas del cine estadounidense. Por su estudio no sólo pasaron numerosos actores que se convirtieron en rostros populares, sino que dio entrada también a jóvenes directores que sin duda, con el paso de los años, se acordaron de la impronta de Ince.

La mentalidad empresarial fue la cualidad más destacada de un hombre que comprendió la dimensión del cine como espectáculo y sobre qué pilares debía sustentarse la industria cinematográfica que quería sobrevivir en el tiempo. Ince murió en extrañas circunstancias a bordo del yate del magnate William Randolph Hearst en noviembre de 1924.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información