Konstantinos Karamanlis

(Próti, 1907 - Atenas, 1998) Político griego, presidente de la República entre 1980 y 1985 y entre 1990 y 1995. Hijo de un maestro de escuela y plantador de tabaco, su matrimonio con la sobrina de un famoso político y sus excepcionales cualidades personales le permitieron introducirse con éxito en los ambientes elitistas.

Tras licenciarse en Derecho por la Universidad de Atenas (1932), abrió un bufete de abogados, y ya en 1935 comenzó su carrera política en el Partido Populista, que le procuró un escaño parlamentario por el distrito de Serres. Al iniciarse la dictadura del general Metaxas (1936), hubo, como otros demócratas, de retirarse de la actividad política.

No fue hasta 1946, tras los años de la guerra mundial, cuando Karamanlis regresó a la política como ministro de Trabajo en el gobierno del populista Konstantinos Tsaldaris (1946-1947); más tarde se hizo cargo de las carteras de Comunicaciones, Asuntos Sociales y Defensa (1948-1959). En 1951 se retiró del Partido Populista para unirse a la Unión Helénica (EE) del mariscal Alexandros Papagos, en cuyo gobierno (1952-1955) sirvió como ministro de Obras Públicas.

A la muerte de Papagos (1955), Karamanlis, con la colaboración de círculos cortesanos, se hizo con la jefatura de la EE y del Gobierno, para el que fue designado por el rey Pablo I el 1 de octubre. En 1956 transformó la EE en Unión Nacional Radical (ERE), que en las elecciones del 19 de febrero obtuvo una mayoría de 165 escaños con el 47% de los votos. Desde este momento y hasta 1963 (salvo la breve interrupción del gobierno técnico de Konstantinos Georgakopoulos en 1955) Karamanlis gobernó con mano firme, incluso autoritaria, proporcionando al país uno de los períodos de estabilidad y progreso más prolongados.

Fueron años de importantes transformaciones sociales y económicas, que acercaron a Grecia a los estándares de Europa Occidental, mientras que en el exterior destacaron el buen nivel de relaciones con la OTAN (instalación en territorio griego de misiles nucleares de alcance medio en 1962) y la CEE. El conservadurismo de Karamanlis, hostil al comunismo, le convirtió en un amigo de EE.UU. Asimismo en 1959 estampó su firma al Tratado de Munich, que dio luz verde a la independencia de Chipre en 1960.

Tras ganar sucesivamente las legislativas de 1958 (11 de marzo) y 1961 (29 de octubre), el escándalo del asesinato del diputado izquierdista Grigoris Lambrakis a manos de elementos ultraderechistas acarreó su dimisión el 11 de junio de 1963, exigida ya por la oposición tras conocerse que había dado el visto bueno a un supuesto plan de golpe militar en caso de que el ERE perdiera las elecciones de 1961. Precisamente el ERE perdió después, el 3 de noviembre, las elecciones ante la Unión de Centro de su rival Georgios Papandreou, por lo que Karamanlis anunció su abandonó de la política y del país y fijó su residencia en París. Panayotis Kannelopoulos se hizo cargo del ERE.

Diez años después, el 23 de abril de 1973, con la dictadura militar instalada en Grecia desde 1967, Karamanlis ("el gran silencioso", por su reiterado mutismo sobre la situación del país) lanzó desde su autoexilio un manifiesto de denuncia de la oligarquía, a la que hacía cómplice de la prolongación del régimen militar, y de EE.UU. por su intromisión en la economía nacional, por lo que exigía el restablecimiento de la democracia. La torpe maniobra de diversión en Chipre en julio de 1974 precipitó la caída de la acosada junta de coroneles; el día 24 dimitía el presidente-general Phaidon Gizikis, al tiempo que Karamanlis regresaba triunfalmente a Atenas para hacerse cargo del gobierno provisional.


Karamanlis jurando el cargo (1974)

En esta su segunda etapa de gobierno, Karamanlis mostró un talante más progresista, de decidido compromiso democrático: liberó a los presos políticos, restableció la libertad de prensa, sometió a proceso a los jefes de la dictadura y a referéndum el sistema de gobierno (8 de diciembre de 1974), que quedó definitivamente republicano. Asimismo, normalizó las relaciones exteriores, con la reintegración de las fuerzas griegas en la estructura militar de la OTAN (20 de octubre de 1980), su esfuerzo en quitar hierro a la enconada enemistad con Turquía y el inicio del proceso de entrada en la CEE, asegurada con la firma del Tratado de Adhesión en Atenas el 28 de mayo de 1979.

Tales esfuerzos le valieron a Karamanlis el Premio Carlomagno en 1978. En lo político, fundó Nueva Democracia (ND), un conglomerado de fuerzas conservadoras que iban desde colaboradores pasivos con la dictadura a resistentes demócratas, pasando por elementos monárquicos. Con ella se impuso cómodamente en las elecciones celebradas el 17 de noviembre de 1974 (54,3% de los votos y 220 escaños) y 20 de noviembre de 1977 (42% y 171 escaños).

En 1980 dimitió con el fin de optar al puesto, fundamentalmente protocolario, de presidente de la República, para el que efectivamente fue elegido por el Parlamento el 5 de mayo con un mandato quinquenal y en sustitución de su correligionario K. Tsatsos. En la jefatura del Gobierno le sucedió el líder del grupo parlamentario de ND, Georgios Rallis. Karamanlis dimitió el 10 de marzo de 1985, poco antes de las elecciones, al retirarle el apoyo el gobernante Movimiento Socialista Pan-Helénico (PASOK) en beneficio de C. Sartzetakis. El 4 de mayo de 1990 fue nuevamente elegido Karamanlis y, concluido el mandato, transfirió sus funciones al socialista K. Stephanopoulos el 10 de marzo de 1995.