Maximiliano II

(Maximiliano II de Habsburgo o de Austria; Viena, 1527 - Ratisbona, actual Alemania, 1576) Emperador de Alemania (1564-1576). A la muerte de su padre, Fernando I, se convirtió en emperador de Alemania y atrajo ciertos recelos del Papado por su actitud tolerante con los protestantes, ya que se había educado entre luteranos. Su política se basó en buscar un consenso entre la religión católica y la reformada, algo que no tuvo buenos resultados. En el exterior tuvo que enfrentarse a un serio conflicto con el Imperio Otomano: en 1566, el sultán Solimán el Magnífico marchó sobre Austria con un ejército de 300.000 hombres. La resistencia de la ciudadela de Szigeth detuvo el avance turco lo suficiente para que terminase el verano, lo cual, sumado a la muerte del sultán, eliminó el peligro. Aun así, Maximiliano tuvo que pagar un fuerte tributo económico para mantener la paz. Murió mientras preparaba una intervención militar en Polonia, con el objetivo de reclamar la Corona de este reino.


Maximiliano II de Habsburgo

Hijo del emperador Fernando I y de Ana de Hungría, Maximiliano fue educado con su primo Felipe (el futuro Felipe II de España) con la supervisión del emperador Carlos V. En 1544 entabló batalla contra los franceses y tres años más tarde, en 1547, participó en la Guerra de Esmalcalda. En 1548 casó con su prima María, hermana de Felipe II e hija de Carlos V, con quien tuvo nueve hijos y seis hijas.

Gobernó España desde 1548 hasta 1550, momento en el que cambiaron bruscamente sus relaciones con la Casa Real española debido al desacuerdo con su tío, Carlos V, por la pretensión de éste de transmitir a su hijo la corona imperial. Maximiliano, sintiéndose desplazado, estableció relaciones con los príncipes protestantes y con Pfaufer, predicador de la corte, comenzado un progresivo y notorio acercamiento a las doctrinas protestantes de Lutero, aunque su conversión no llegó a hacerse pública por razones políticas.

En noviembre de 1562 Maximiliano fue elegido en Francfort como legítimo heredero y futuro emperador, siendo coronado ese mismo año como rey de Bohemia, tras haberse comprometido fielmente con la fe católica. En 1563 se le proclamó rey de Hungría y en 1564, a la muerte de su padre Fernando I, recibió el título de emperador. Aspirante al trono de Polonia como sucesor de Enrique de Anjou, su opción fue desestimada por el Parlamento polaco, que se decantó en favor de Esteban Báthory. Su gobierno se caracterizó por la tolerancia. Permitió a sus estados austríacos el libre ejercicio de la religión sin coerción alguna. Los principados protestantes alcanzaron bajo su reinado un régimen eclesiástico propio, y abolió en Bohemia los Convenios de Praga (1567). El papado no aprobó algunas de las medidas político-religiosas que el emperador emprendió; por ejemplo, negó la comunión con cáliz a los laicos o rehusó la posibilidad de que los sacerdotes que quisiesen contrajesen matrimonio, por atacar directamente al espíritu de la contrarreforma.

El fallecimiento en España del príncipe Carlos fue entendido por Maximiliano II como una nueva posibilidad de acceder al trono hispano. Casó en 1569 a su hija Ana con su primo hermano Felipe y, hábilmente, fue colocando al resto de sus hijos de un modo estratégico para acceder al trono de la monarquía hispana, cubriendo la eventualidad de una vacante. Perfectamente acoplados, devoción religiosa e interés político volvieron a cambiar de rumbo. Maximiliano retornó a la órbita de la casa Habsburgo española y del catolicismo, renegando por lo tanto del protestantismo y las ideas reformistas.

El periodo que gobernó Alemania se caracterizó por una relativa paz, rota casi exclusivamente por el asunto de Grumbach y la cuestión turca. En 1566, el Reichstag de Augsburgo le otorgó un importante emolumento para la lucha contra el turco, que le permitió ejercer una política militar activa, sin obtener grandes resultados. Destaca su participación en la guerra contra Solimán el Magnífico, aliado eventualmente con el príncipe Juan Segismundo de Siebenbürgen; al mando de 80.000 hombres armados situados en Raab, Maximiliano logró hábilmente repeler una gran ofensiva turca.

La paz llegó en 1568 tras acordarse una tregua de ocho años con Selim II, sucesor de Solimán II, por la que ambas partes reconocían la situación de las nuevas conquistas. Maximiliano aprovechó la tregua para reforzar sus castigadas defensas en Hungría, intentando sin éxito suprimir el tributo que anualmente ofrecía a Selim. A su muerte, ocurrida en Ratisbona en 1576, le sucedió su hijo Rodolfo II como nuevo emperador.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información