María de Austria

(Madrid, 1528 - id., 1603) Emperatriz de Alemania (1548-1576). Hija del emperador Carlos V y de Isabel de Portugal, su madre la llevó junto con sus hermanos Felipe y Juana a Tordesillas varias veces para que conocieran a su abuela, la reina Juana la Loca, aunque no ha quedado testimonio de la impresión que supuso ver el deplorable estado en que vivía, ni si la reina fue consciente de quiénes eran las visitas.


María de Austria

María de Austria recibió una educación religiosa extremadamente exigente que marcaría los actos de su vida. En 1548 se casó con Maximiliano II de Habsburgo. El matrimonio recibió de sus suegros, Fernando y Ana Jaguellón, el reino de Bohemia, y Maximiliano II y María de Austria se instalaron en el castillo de Praga, en el que prácticamente vivieron siempre, incluso después de que Maximiliano sucediera a Fernando I de Habsburgo en la corona imperial alemana.

Al parecer, María de Austria contribuyó a mantener a su esposo Maximiliano II, bastante tibio en cuestiones religiosas, dentro de la Iglesia Católica, a pesar de las tentadoras ofertas que constantemente le hacían los protestantes. El matrimonio fue, además, fiel mutuamente y feliz. Mujer inteligente y con dotes de gobierno, inculcó a sus hijos admiración por lo español, acendrada religiosidad, sentido del deber y orgullo por ser príncipes de la casa de Habsburgo, la más poderosa de la Europa moderna.

De su matrimonio con Maximiliano II tuvo nueve hijos y seis hijas. El primogénito, Rodolfo II de Habsburgo, fue amigo de los astrónomos de su tiempo, especialmente de Kepler, y sucedió a su padre en la corona imperial (1576-1612). La hija mayor, Ana de Austria, fue la cuarta esposa de Felipe II de España.

Habiendo fallecido Maximiliano II en 1576, María de Austria regresó a España en 1599 y visitó en el Alcázar a los reyes Felipe III y Margarita, antes de ingresar en el monasterio de las Descalzas Reales, cenobio que fundó su hermana Juana de Austria al quedar también viuda del rey de Portugal. Allí permaneció tres años y medio, hasta su muerte, recibiendo las visitas de sus nietos y, en especial, de la reina Margarita.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información