Juan de Mena

(Córdoba, 1411 - Torrelaguna, España, 1456) Escritor español. Perteneciente a una familia noble, estudió en la Universidad de Salamanca y posteriormente en Italia, donde adquirió un buen dominio del latín y descubrió a los autores del primer Renacimiento, a la vez que desempeñó el cargo de cronista y secretario de cartas latinas al servicio de Juan II, rey de Castilla.


Mena ofreciendo su Laberinto de Fortuna al rey Juan II

Por la calidad de su obra principal, el Laberinto de Fortuna (también llamado Las trescientas, en referencia al número aproximado de sus estrofas), a Juan de Mena se le sitúa entre los mejores poetas castellanos del siglo XV, compartiendo esta privilegiada posición con el marqués de Santillana y el gran Jorge Manrique. Considerada una de las muestras más logradas de la tendencia alegórico-dantesca surgida en la literatura española del siglo XV, el Laberinto de Fortuna destaca por el empleo del arte mayor, su ritmo sonoro y el lenguaje elocuente y elaborado. Juan de Mena escribió también en verso Lo claro-oscuro, extraña combinación de estrofas dodecasílabas y octosílabas, y otras composiciones de carácter alegórico y moral, como el Razonamiento con la muerte o las Coplas contra los siete pecados capitales.

Como prosista experimentó con una adaptación de la Ilíada (que tituló Homero romanceado), comentó la Coronación en honor de su amigo el marqués de Santillana y prologó el Libro de las claras y virtuosas mujeres de Álvaro de Luna, su protector. Su prosa es latinizante, tanto en el léxico como en la sintaxis, y acusa una tendencia cultista que se manifiesta también en su obra poética; su obra fue objeto de comentario durante el Renacimiento por parte de los humanistas Hernán Núñez y el Brocense. Enterrado en Torrelaguna, sus restos fueron trasladados a Madrid en el siglo XIX.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información