Mark Oliphant

(Mark o Marcus Lawrence Elwin Oliphant; Kent Town, Adelaida, 1901 - Canberra, 2000) Físico australiano, conocido por ser el inventor del sincrociclotrón y por descubrir el tritio y el isótopo del helio.

Quinto hijo de un funcionario y una artista, sus estudios, comenzados en la Universidad de Adelaida, estuvieron encaminados hacia la medicina y la química, pero un buen profesor de física, Roy Burdon, y la lectura de los descubrimientos del neozelandés Ernest Rutherford sobre la radiactividad y el núcleo atómico hicieron virar su interés hacia la física. Se financió los estudios trabajando en una biblioteca pública local hasta que consiguió una beca de estudios como ayudante en el departamento de física de su Universidad, donde se graduó en 1922.


Mark Oliphant

En 1927 consiguió una beca como ayudante de Rutherford en el laboratorio Cavendish de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido. Comenzó investigando los procesos de desintegración artificial y los mecanismos de ionización, y leyó su tesis doctoral dos años después.

El Laboratorio Cavendish era por entonces uno de los centros de investigación en física atómica más activo del mundo, en el que sorprende que a pesar de su falta de medios se realizaran grandes descubrimientos, entre los que cabe citar el descubrimiento del neutrón (Chadwick, 1932), la fisión artificial por bombardeo (Cockcroft y Walton, 1932), y la detección del positrón (Blackett, 1932), todos ellos galardonados con respectivos premios Nobel.

Rutherford y Oliphant colaboraron en estos experimentos con la construcción de un acelerador de iones positivos y un ciclotrón, entre otros aparatos científicos, supliendo la escasez de medios con imaginación: una lata de galletas y otra de café formaban parte importante de ambos aparatos.

Ambos investigadores decidieron profundizar en el experimento de Cockroft y Walton, y como consecuencia de sus trabajos descubrieron el isótopo del hidrógeno tritio y el isótopo del helio, ambas especies producidas de forma artificial por bombardeo iónico sobre láminas de litio, berilio y otras especies químicas. En la explicación teórica del trabajo se pudo establecer el mecanismo de la fusión nuclear; en definitiva, el mecanismo básico de la bomba de hidrógeno.

En 1937 se trasladó a la Universidad de Birmingham, donde estableció el primer programa universitario de física nuclear y emprendió la construcción de un ciclotrón. Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, participó en el equipo que desarrolló el radar de microondas, y en 1943 se trasladó a los Estados Unidos, donde participó, junto con Ernest Lawrence, en el desarrollo del método electromagnético de separación isotópica, enmarcado en el conocido proyecto Manhattan, en la Universidad de Berkeley. Fruto de esta colaboración surgió el sincrociclotrón en 1943.

Pese a todo, siempre se opuso a la construcción de armas nucleares. Abandonó el proyecto en abril de 1945 y se convirtió en un apasionado defensor de los usos pacíficos de la energía atómica. Finalizada la contienda, volvió a la Universidad de Birmingham, donde fue vicerrector entre 1948 y 1949 y construyó el sincrotrón de protones. En 1950 se trasladó a la Universidad nacional de Australia como director de la escuela de investigaciones físicas. Fundó la Academia de ciencias de Australia, de la que fue su primer director entre 1954 y 1956.

Se retiró de la vida académica en 1967. En 1971 fue nombrado gobernador del estado de Australia del Sur y emprendió una importante y muy valorada renovación de la vida académica. Terminado su mandato en 1976, se retiró también de la vida pública.

Entre los múltiples galardones que jalonan su trayectoria profesional, merecen destacarse la medalla Hughes concedida por la Royal Society en 1943, institución que lo aceptó como miembro en 1937, la medalla Faraday del Instituto de Ingenieros Eléctricos en 1948, la medalla Galathea, concedida por la corona danesa en 1956, y la medalla James Cook de la Royal Society de Nueva Gales del Sur en 1974.