Armando Quezada Acharán

(Los Ángeles, 1873 - Valparaíso, 1936) Político radical chileno que fue presidente del Partido Radical y desempeñó varias carteras ministeriales. Hijo de José del Carmen Quezada del Río y Mercedes Acharán de la Fuente, Armando Quezada obtuvo el título de abogado en 1893 y desempeñó esta profesión entre una muy escasa clientela. Quezada compatibilizó esta tarea con otras en la secretaría de la Sociedad de Fomento Fabril, el puesto de redactor de sesiones en la Cámara de Diputados y una cátedra de economía política en la Universidad de Chile.

Como otros economistas de su generación, entre los que se encontraban Eliodoro Yáñez, Guillermo Subercaseaux o Francisco Encina, Armando Quezada era partidario de una política proteccionista en Chile frente al liberalismo individualista del capitalismo, sobre todo después del doble fracaso de la conversión metálica (1892 y 1895) y la perpetuación del papel moneda que perjudicó la balanza comercial.

A las actividades reseñadas, Armando Quezada sumaba un trabajo de carácter social como director de la Liga Protectora de Estudiantes Pobres, el disfrute de una alta dignidad entre los masones y las colaboraciones que realizaba en el diario El Sur de Concepción, uno de los cuarenta periódicos que el Partido Radical mantenía en provincias a comienzos del siglo XX.

Después de una juventud atareada pero vivida al margen de la política, Quezada decidió unirse al Partido Radical, siendo muy bien recibido en sus filas. Chile vivía un momento en el que las distintas concepciones económico-sociales surgidas entre sus políticos dieron lugar a debates internos de los partidos que resultaron enriquecedores para el debate público y la solución de determinados conflictos.

En el seno del Partido Radical fue donde primero se discutieron cuestiones de tipo social a partir del regreso de Alemania del filósofo y jurista Valentín Letelier quien, en la Convención radical de diciembre de 1905, logró imponer la tendencia socialista sobre los representantes de la antigua generación defensora del individualismo liberal predicado hasta entonces.

La actitud radical resultante fue claramente socializante, antiliberal y antiindividualista, evidenciando la injusticia de las diferencias entre las clases sociales, la necesidad de mejorar el nivel de vida de los trabajadores y la exigencia de contar con una legislación social más avanzada y capaz de dotar de mayor seguridad la actividad laboral. El Partido Radical fue una agrupación que resultó experta en coaliciones con otras fuerzas políticas, lo que a la larga -en la década de 1950- le costaría el descrédito del electorado.

Armando Quezada inició su actividad política con la intención de contribuir al afianzamiento del sistema parlamentario y lo hizo desde 1909 como diputado por Santiago hasta 1918, en una Cámara donde pronto se destacó por su cultura, serenidad y elocuencia, cualidades que le llevaron a presidir el Partido Radical y, con posterioridad, ser designado senador de la república por Santiago de 1918 a 1924.

Al inicio del mandato de Juan Luis Sanfuentes (1915-1920), Armando Quezada fue llamado en enero de 1916 por Maximiliano Ibáñez, organizador del gabinete, para ocupar la cartera de Hacienda en un Gobierno de carácter "universalista" que estaba compuesto de políticos de distintas filiaciones, aunque en su mayoría eran provenientes de la Alianza Liberal (integrada por liberales, demócratas y radicales). El triunfo de Sanfuentes en las elecciones de 1918 acrecentó la presencia de aliancistas en el Gobierno y Quezada fue designado, primero, ministro del Interior en noviembre de ese año y, al poco tiempo, desempeñó la carteras de Industria, Obras Públicas y Ferroviarias en sustitución del titular (diciembre de 1918).

En 1920, al proclamarse la candidatura presidencial de Arturo Alessandri, los liberales -representantes de la alta burguesía- abandonaron la Alianza y, junto a balmacedistas, nacionales y conservadores, constituyeron la Unión Liberal; un desmembramiento que dejó a la Alianza integrada casi exclusivamente por los partidos Radical y Demócrata. En 1922, Armando Quezada fue nombrado ministro de Chile en Francia, un cargo que desempeñó hasta 1928, a pesar de los cambios en el país. En 1924 se había producido la crisis presidencial provocada por el movimiento militar del 5 de septiembre que obligó a Arturo Alessandri a abandonar el poder y trasladarse a Europa.

Sin embargo, se produjo otro movimiento en enero de 1925, éste dirigido por la oficialidad joven del Ejército que exigió el regreso del presidente para que realizara las transformaciones predicadas en su programa de candidato. En 1925, Armando Quezada fue candidato a la presidencia de la República con el apoyo del Partido Radical, pero, finalmente, desistió de este propósito.

Quezada representó a Chile en la Sociedad de Naciones y en la Administración y Consejo Internacional del Trabajo y Corte de Arbitraje de la Haya, fue rector de la Universidad de Chile de 1929 a 1930 y recibió el nombramiento de intendente de Valparaíso y director de la Fundación Santa María, además de alcanzar el grado de Serenísimo Gran Maestre de la Masonería en 1930. Casado con Lucila García, murió en 1937, un año antes de comenzar la sucesión de figuras del Partido Radical al frente de la presidencia del país: Pedro Aguirre Cerda (1938-1941), Juan Antonio Ríos (1942-1946) y Gabriel González Videla (1946-1952).