Efraín Ríos Montt

(Huehuetenango, 1927 - Ciudad de Guatemala, 2018) Político y militar guatemalteco, presidente de la República entre 1982 y 1983. Director de la Academia Militar, era general cuando presentó su candidatura a las elecciones presidenciales de 1974 y fue derrotado. Jefe de la Junta militar que ocupó el poder después del derrocamiento de Fernando Romeo Lucas García en 1982, se proclamó presidente de la República y asumió poderes dictatoriales.


Efraín Ríos Montt y Ronald Reagan

El golpe de Ríos Montt fue permitido por las autoridades estadounidenses, que no estaban dispuestas a permitir que se reprodujese y generalizase un proceso parecido al de Nicaragua, y necesitaban un hombre fuerte con que hacer frente a las acciones de la guerrilla. Al asumir el poder, el nuevo presidente declaró que conduciría el país a la victoria frente a la guerrilla, extremo que le había sido revelado por misteriosas instancias metafísicas. Miembro de una secta religiosa llamada Iglesia del Verbo (pentecostal), Ríos Montt se consideraba elegido para dirigir Guatemala y liberarla de la amenaza comunista. Sus discursos estaban llenos de citas bíblicas y de comentarios apocalípticos, y la Iglesia católica (la más influyente del país) observó con muchas reticencias las acciones de este personaje pintoresco pero despiadado.

Los primeros movimientos guerrilleros guatemaltecos habían aparecido durante el mandato del coronel Enrique Peralta Azurdia (1963-1970). De signo castrista-comunista, destacaba, por encima de todos, el de las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias). A partir de 1970, y con la aparición de bandas paramilitares de extrema derecha (Escuadrón de la Muerte, Movimiento Anticomunista Nacional), la violencia se intensificó. En noviembre de 1978, los diversos movimientos guerrilleros se agruparon en la Unión Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) y continuaron las acciones violentas. El intento de Efraín Ríos Montt de frenar la guerrilla fomentando grupos paramilitares (las PAC, Patrullas de Autodefensa Civil) resultó estéril y no hizo más que recrudecer la violencia, degradando aún más el difícil clima social y político del país.

En 1983, tras apenas dieciséis meses en el gobierno, un nuevo golpe de estado dirigido por el general Óscar Humberto Mejía Víctores depuso a Ríos Montt. Tras la reinstauración de la democracia en el país en 1986, Ríos Montt intentó acceder de nuevo a la presidencia por la vía electoral. Pero tanto en las elecciones de 1990 como en las de 1995 su candidatura fue inhabilitada por el Tribunal Supremo Electoral en base al artículo constitucional que vetaba a los antiguos mandatarios que hubieran accedido a la presidencia de la República por vías no democráticas.

La formación política fundada y liderada por Ríos Montt, el Frente Republicano Guatemalteco (FRG), aupó a la presidencia a Alfonso Portillo en 2000, y ese mismo año el propio Ríos Montt fue elegido presidente del Congreso. En 2003 la Corte Constitucional de Guatemala sentenció finalmente que Ríos Montt podría concurrir como candidato a las elecciones presidenciales a celebrar en noviembre de ese mismo año.

Al mismo tiempo, y como consecuencia de una demanda presentada por la Nobel de la Paz Rigoberta Menchú y diversas organizaciones en favor de los derechos humanos, Efraín Ríos Montt comenzó a sufrir el acoso de la justicia internacional. En las elecciones de 2007 obtuvo un escaño en el congreso, según sus detractores para asegurarse la inmunidad parlamentaria; en 2013, finalizado su periodo como diputado, fue procesado bajo las acusaciones de genocidio y crímenes contra la humanidad y condenado a 80 años de reclusión, pero la sentencia fue revocada por la Corte de Constitucionalidad por cuestiones formales.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información