Romain Rolland

(Clamecy, 1866 - Vézelay, 1944) Novelista, ensayista y dramaturgo francés, premio Nobel de Literatura en 1915. Inició su carrera literaria escribiendo para el teatro dramas históricos y filosóficos, así como notables biografías de grandes personalidades. Su obra maestra es, sin embargo, Juan Cristóbal (Jean-Christophe, 1904-1912), vasta novela de aprendizaje que plantea los problemas del hombre contemporáneo a través del relato de la atormentada vida de un músico. Durante la Primera Guerra Mundial defendió posiciones pacifistas, como las expresadas en Por encima del conflicto (1915), A los pueblos asesinados (1917) y Los precursores (1923), que suscitaron airadas protestas en Francia y en Alemania. Considerado el Tolstói francés, profesó un humanismo centrado en el culto de la Revolución y en un amor idealista por la vida; la música desempeñó un papel preponderante en su obra.


Romain Rolland

Perteneciente a una familia de tradición protestante y republicana, Romain Rolland pasó su infancia en la provincia y se instaló en París en 1880. Ingresó en la Escuela Normal Superior en 1886; allí perdió su fe religiosa y conoció al escritor André Suarès, con quien trabaría amistad. Terminados sus estudios de historia en 1889, pasó dos años en la Escuela de Arqueología de Roma.

En esta época comenzó a escribir su obra más conocida, Juan Cristóbal (diez volúmenes, 1904-1912), novela de aprendizaje que fue una innovación en las letras francesas. Apasionado por la música, trabajó también en Italia en su tesis sobre la historia de la ópera en Europa antes de Lulli y Scarlatti. Pero Alemania lo atraía aún más. A su regreso a París, se convirtió en uno de los campeones del wagnerismo; como Wagner, soñó con recrear un teatro a imagen del griego, verdaderamente popular. En 1897 hizo representar su pieza teatral Los lobos, y compuso Danton (1900) y El catorce de julio (1901), obras que formaron El teatro de la Revolución.

Al mismo tiempo participó en la redacción de los Cuadernos de la quincena de Charles Péguy. Rolland renovó la musicología con estudios como Haendel y Musiciens d'autrefois, seguido de Musiciens d'aujourd'hui, y expresó su concepción de un heroísmo humanista en su Vida de Beethoven (1903), que le dio celebridad y se convirtió en el libro de toda una generación. A este último siguieron Vida de Miguel Ángel (1905) y Vida de Tolstói (1911).

Romain Rolland llevó una existencia pobre y solitaria, al margen de los medios literarios y mundanos, y viajó con frecuencia a Suiza e Italia. En 1916 obtuvo el premio Nobel de Literatura. Sorprendido en Suiza por la Primera Guerra Mundial, regresó a Francia en 1919 y se convirtió en un escritor comprometido con la política. Su ideal pacifista le inspiró la novela Clérambault (1920), lo llevó a fundar la revista Europe en 1922 y a interesarse por el hinduismo y las teorías de la no-violencia. A medida que la situación europea se agravaba, evolucionó hacia la Rusia soviética, esforzándose por conciliar el marxismo con el misticismo oriental, y adhiriéndose al partido comunista en 1927.

Al mismo tiempo prosiguió con su obra literaria (con el nuevo ciclo novelístico El alma encantada, 1922-1934) y sus estudios de musicología: publicó varios volúmenes sobre las "grandes épocas creadoras" de Beethoven. Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Rolland, que acababa de publicar un drama sobre Robespierre (1939), vivía retirado en Vézelay. Consagró sus últimos años a escribir una biografía apasionada de su amigo Charles Péguy (1944), relacionada con el ensayo autobiográfico El viaje interior (1943). Murió algunos meses después de la Liberación. Su Journal des années de guerre fue publicado en 1952.