Dean Rusk

(Cherokee County, 1909 - Athens, 1994) Político estadounidense que fue secretario de Estado con los presidentes John Fitzgerald Kennedy y Lyndon B. Johnson. Partidario de mostrar y hacer valer el potencial armamentístico de su país durante el período más tenso de la Guerra Fría, más como medida disuasoria que como amenaza real, Dean Rusk fue junto con Robert McNamara (secretario de Defensa) el principal organizador de la progresiva intervención militar estadounidense en la Guerra de Vietnam y declarado enemigo de la China comunista de Mao Tse-Tung.


Dean Rusk

Rusk inició sus estudios universitarios en el Davidson College de Carolina del Norte, en el que obtuvo unas excelentes calificaciones con las que accedió a la prestigiosa beca Rhodes para estudiar, de 1934 a 1936, en la Universidad de Oxford, donde completó sus estudios en el St. Johns' College, especializándose en Filosofía, Ciencias Políticas y Economía. De regreso a su país, Dean Rusk se dedicó a la enseñanza de Derecho Administrativo y de Relaciones Internacionales en el Mills College de Oakland, en California, centro en el que fue rector durante dos años.

Nada más iniciarse la Segunda Guerra Mundial, Rusk sirvió en el Ejército estadounidense, en el que alcanzó el grado de comandante de Infantería para, al poco tiempo, pasar a los servicios de Información e Inteligencia Militar durante las campañas de China, Birmania y la India, bajo las órdenes directas del general Stilwell. En 1946, ya finalizado el conflicto bélico, Rusk ingresó en el servicio diplomático de su país; ese mismo año fue nombrado asesor especial del secretario de Guerra y, al año siguiente, director general de Asuntos de las Naciones Unidas, organismo dependiente del Departamento de Estado, donde alcanzó en 1949 el cargo de subsecretario adjunto de Asuntos Asiáticos y finalmente de secretario, esto último en el año 1950.

Durante todo el tiempo que estuvo al frente de la secretaría, Dean Rusk apoyó decididamente la política defendida por su presidente Harry Truman de intervenir en la Guerra de Corea para frenar el avance del comunismo, a la vez que desempeñó un papel preponderante en las negociaciones que condujeron a la firma de un tratado de paz defensivo entre los Estados Unidos y Japón en 1952, por el que el primero estableció una serie de bases militares permanentes en aquel país asiático.

El motivo que llevó a Dean Rusk a abandonar por iniciativa propia la secretaría se debió a dos circunstancias muy concretas. En primer lugar fue el causante directo de la destitución del general Douglas MacArthur al frente del Ejército estadounidense en Japón, pues el general tenía un enfoque excesivamente belicista del conflicto de Corea, al extremo de que pretendía extender el conflicto a China y emplear armas atómicas, algo a lo que Rusk se negó en redondo, convenciendo al presidente Truman del necesario relevo. La segunda y principal fue por el apoyo que Rusk prestó a la política de ayuda al líder nacionalista chino Jiang Jieshi, expulsado a la isla de Formosa (actual Taiwán) por Mao Tse-Tung, la cual no fue enfocada como había previsto Rusk.

Su carrera política y diplomática sufrió un temporal receso al ser nombrado, en el año 1952, presidente de la Fundación Rockefeller, cargo que desempeñó hasta el 12 de diciembre de 1960, fecha en la que el recién presidente electo, John F. Kennedy, le llamó para ponerle al frente de la secretaría de Estado, lo que le convertía en jefe de toda la política exterior estadounidense.

A pesar de la larga experiencia y trayectoria de Dean Rusk, siempre en puestos de máxima responsabilidad, su nombramiento como secretario de Estado no dejó de causar cierta sorpresa en los círculos políticos y de poder de Washington, donde no gozaba del predicamento y de la popularidad que sí tenían otros políticos mucho menos preparados que él. No obstante, desde el primer momento Dean Rusk demostró su valía para el cargo, hasta el punto de ser mantenido en el puesto (junto con Robert McNamara) al frente de la secretaría de Defensa por el nuevo presidente Lyndon B. Johnson tras el trágico asesinato de John Kennedy.

Defensor a ultranza del despliege armamentístico como medida de disuasión, Dean Rusk se mostró contrario a la celebración de conferencias de alto nivel en las que, según él mismo decía, nunca se podía llegar a nada concreto ni a compromiso político válido alguno, lo cual no evitó que durante la "crisis de los misiles" soviéticos instalados en Cuba, en 1962, tuviera que sostener una serie de negociaciones de máxima urgencia en Moscú con el entonces líder de la URSS, Nikita Kruschev, hasta que el problema se solucionó del todo y la amenaza de guerra entre las dos superpotencias quedó superada.

Tras el conflicto con Cuba y la URSS, Dean Rusk tuvo que afrontar la fase más crítica de la Guerra de Vietnam, en la que, mediante una insistente y dogmática campaña en favor de la implicación de Estados Unidos en el conflicto, Rusk y el secretario de Defensa McNamara mandaron al pequeño país asiático cerca del medio millón de soldados en el año 1968. Con la llegada a la presidencia de los Estados Unidos del republicano Richard Nixon, a finales de 1968, Dean Rusk se retiró definitivamente de la política activa y regresó al año siguiente al mundo universitario en calidad de profesor de Derecho Internacional en la Escuela de Jurisprudencia de la Universidad de Georgia, cargo en el que permaneció hasta el año 1984.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información